Entradas

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas es  uno de los elementos fundamentales del marketing en retail, entendiendo como marketing el conjunto de estrategias de un negocio para alcanzar un objetivo: la satisfacción del cliente. Con esa complacencia se consigue la meta final de cualquier empresa o emprendedor: vender más, más veces y a un mejor precio.

Para conseguirlo hemos de emplear las técnicas de publicidad de la manera más eficiente. El primer aspecto y de los más determinantes al hacer crecer un negocio es el diseño de los interiores de los locales. Con la distribución y organización interna del local podemos ganar la confianza del consumidor y aumentar las ventas.

La premisa fundamental es que el diseño se debe hacer pensando en el atractivo y el gusto de los potenciales clientes y no del empresario. El local es la primera impresión que se va a llevar el consumidor del negocio: se trata de conectar con el cliente y convencerle de que elija esos productos en vez de los de la competencia.

¿Cómo destacar un producto en nuestra tienda?

El interiorismo es una herramienta de marketing muy potente y, por eso, todo debe estar previamente estudiado y no dejar nada a la improvisación, ni el más mínimo detalle.

El orden visual es primordial. La colocación de los productos debe ser: lo que más queremos resaltar las novedades, por ejemplo, o el producto estrella- en el centro o a la derecha (porque el 90% de los consumidores comienza su experiencia por ese lado). El resto debemos presentarlos a la altura de los ojos porque está demostrado que son los más adquiridos. En la medida de las posibilidades que ofrezca el local, hemos de intentar crear un camino para conducir al cliente y hacer llamadas de atención con cartelería y otros objetos.

Todo eso debe ir acompañado de un cuidado del marketing sensorial: la temperatura del local debe ser adecuada, el hilo musical en el volumen correcto, cuidar los aromas en función de lo que queremos transmitir (paz con aromas florales; movimiento y energía con los cítricos; etc.) y el tacto tanto del mobiliario como del propio embalaje del producto.

Formas de marketing en el local

Cuando se planifica el diseño de un local no se debe hacer para presentar y vender directamente el producto o servicio ofrecido; se trata de ir más allá y vender experiencias. Solo así conseguiremos la fidelización del cliente, que sienta la necesidad de volver al local y que considere nuestra empresa como el referente en su sector.

La recomendación es que no se presenten los productos como objetos individuales, sino como un conjunto, creando un ambiente en el que encajen y que seduzcan a primera vista.

Y nunca debemos olvidarnos de formar a las personas que van a atender al usuario final: la cortesía y la amabilidad deben prevalecer por encima de todas las cosas.

Madrid y Barcelona donde alquilar tu local

Madrid y Barcelona, ¿dónde alquilar tu local?

Madrid y Barcelona, ¿dónde alquilar tu local? Tengamos en cuenta que alquilar un local comercial es más rentable que alquilar una vivienda o un garaje. La demanda de alquiler de locales de este tipo aumenta según su ubicación, y por eso, las calles principales son las más solicitadas, por su tránsito y concurrencia de viandantes.
Son muchos los propietarios de locales comerciales que han decidido en los últimos años ponerlos en alquiler. El motivo, no es otro que la actual crisis económica, en la que conseguir vender es mucho más complicado que alquilar. Por eso muchos de ellos, optan por esta última opción.
Los lugares donde más rápido se alquilan los locales comerciales son ciudades como Madrid, Valencia, Málaga, Barcelona y Sevilla.
Alquiler de locales comerciales en Madrid y Barcelona
Si nos centramos en las dos principales ciudades de nuestro país, Madrid y Barcelona, los datos siguen siendo los mismos. En ellas el alquiler de un local comercial es muy elevado, como decíamos, pero su rentabilidad muy superior a la de otras ciudades españolas.
Los locales cuya ubicación se encuentra en las calles principales de estas dos ciudades, apenas tardan siete días en ser alquilados, según un estudio llevado a cabo por la empresa de patrimonio e inversión, Laborde Marcet.
Las dos mayores ciudades españolas disponen de un 10 % de los locales comerciales en alquiler del país. Pese a no ser un número muy elevado, sí se extrae del estudio que son los que generan una mayor rentabilidad y los que permanecen menos tiempo en el mercado.
El destino de los mismos suele ser básicamente el de locales destinados a tiendas de ropa y accesorios y están ocupados por las marcas más representativas del sector.
Si se toma como ejemplo la capital de nuestro país, Madrid, y tomamos como referencia una de sus calles principales, la Calle Velázquez, se ve como la ubicación es fundamental para el alquiler de un local comercial. Velázquez, está emplazada en el conocido barrio de Salamanca, una zona que en los últimos años se ha convertido en la auténtica milla de oro española. Donde la oferta de locales comerciales es muy variada, pero capitaneada principalmente por locales de moda. Ya que estos alcanzan el 45 % de la oferta comercial.
Un local en esta zona significa rentabilidad, algo que las empresas conocen a la perfección. Motivo por el cual, no desaprovechan la oportunidad de alquilar este tipo de inmuebles.

Las tiendas efímeras y el pop-up retail

Las tiendas efímeras y el pop-up retail

En un mundo cada vez más cambiante, en el que vivimos un proceso de aceleración tecnológica, donde estamos híper-conectados y en el que hay que hacer un esfuerzo considerable por mantenerse al día y no perder el tren del progreso, parece que la única constante es, precisamente, el cambio, e incluso lo efímero.

Cuando alcanzamos a darnos cuenta de algo novedoso que está sucediendo a nuestro alrededor, ya existe alguien o algo todavía más nuevo a lo que también debemos prestar atención. Éste contexto es el caldo de cultivo ideal para el pop-up retail.

El pop-up retail se vertebra mediante lo que se denominan pop-up stores o tiendas efímeras. Se trata de tiendas que pueden surgir en cualquier punto de la ciudad —centros urbanos, centros comerciales o incluso aeropuertos—, pero que lo hacen por una duración muy corta; normalmente de un día, un fin de semana o como mucho, una semana.

Aunque en España se viene hablando desde hace tiempo del pop-up retail, la realidad es que nuestro mercado está todavía por explotar, algo que contrasta con la fuerza que esta tendencia tiene en otros países. En EE.UU. o Inglaterra —por ejemplo— se estima que, llegado el año 2025, una tercera parte de la superficie comercial estará dedicada al pop-up retail.

¿Pero a qué se debe este auge? ¿De verdad tiene sentido establecer una tienda temporal? ¿A las marcas les interesa este tipo de inversión comercial, teniendo en cuenta que se trata de una actuación tan efímera? Veamos cuáles son los beneficios reales del pop-up retail e intentemos responder a estas cuestiones.

Beneficios del pop-up retail; lo bueno, si breve…

  1. Su coste. El pop-up retail es, por definición, muy asequible, por la sencilla razón de que los plazos de arrendamiento son exageradamente cortos. Mientras que los contratos convencionales en calles principales sólo están al alcance de grandes empresas, las tiendas efímeras permiten que pequeñas empresas y negocios puedan instalarse en las mejores ubicaciones. Con ello pueden ganar notoriedad e impactar en un público al que, en circunstancias normales, no llegarían.
  2. El compromiso es inferior. Nos referimos aquí al compromiso en el tiempo. Una empresa que inicia su actividad, quizá no pueda comprometerse al pago de una renta determinada, durante un plazo que acostumbra a ser —como mínimo— de tres años en adelante. El pop-up retail es la puerta de entrada de las pequeñas marcas a las “grandes ligas” comerciales, sin que tengan por ello que asumir grandes compromisos en el largo plazo.
  3. Genera expectación. Cuando surge —de la nada— una nueva tienda, prácticamente sin previo aviso, existe un cierto efecto de asombro o sorpresa que llama la atención de los vecinos, transeúntes y comercios competidores. La mera curiosidad del público se convierte en un poderoso reclamo que las marcas fomentan y potencian siempre que pueden.
  4. Sirve como laboratorio. Cuando una gran marca quiere probar un producto nuevo, una idea de negocio o testar una nueva ubicación, una manera excelente de hacerlo, sin invertir o arriesgar demasiados recursos en ello, es mediante una tienda efímera. Ésta permite tomar el pulso del público y/o consumidor, en primera persona y sin filtro alguno.

Favorece la venta por impulso. ¿Cuántas veces hemos demorado una decisión de compra porque sabíamos que la tienda en la que nos encontrábamos seguiría allí el próximo fin de semana? ¿Y si esto no fuera así? ¿Y si tuviéramos claro que la tienda que estamos visitando desaparecerá en 48 horas, incluyendo aquello de lo que nos hemos encaprichado? Es posible que hiciéramos más caso a nuestro corazón que a nuestra cabeza….

Flagship una estrategia del retail que la grandes marcas estan consolidando

Flagship, una estrategia del retail que las grandes marcas están consolidando

Desde, aproximadamente, 2014, se ha ido extendiendo cada vez más la apertura de grandes tiendas
de las principales marcas en cada High Street de las ciudades más importantes del mundo. Estas
grandes tiendas no son, simplemente, grandes espacios propiedades de una u otra marca, sino que
suponen la máxima expresión de la imagen de las respectivas marcas. El nombre concreto de este
tipo de tiendas es «Flagship Store» y ha sido exportado desde Estados Unidos al resto del mundo,
como una de las recetas más eficaces contra la crisis de consumo.

Características de una Flagship
Como su propio nombre indica, son los buques insignia de las marcas en una determinada región, por
lo que deben ofrecer un valor añadido a sus clientes que no puedan encontrar ni en la competencia
ni en el resto de sus propios establecimientos. Por ello, las diferentes marcas llevan a cabo un gran
despliegue de medios para dotar al local de una decoración vanguardista y determinadas ventajas
exclusivas.
Entre las ventajas y características que diferencian a estas tiendas del resto, destacan:
-Suelen disponer de todo el catálogo de sus productos y con mayores descuentos.
-Aquí, se pueden encontrar los primeros modelos de cada temporada o las últimas novedades de la
marca.
-También ofrecen experiencias ajenas a la venta, como, por ejemplo, spas y restauración, así como
realidad virtual. Todo ello no está enfocado a vender, sino a atraer al público y que este compre
inmerso en un ambiente de disfrute para sus sentidos.
-Los locales suelen ser grandes superficies diáfanas situadas en la High Street de la ciudad o, lo que
es igual, en las calles de mayor actividad comercial y empresarial de las ciudades más importantes.

Presente y futuro de las Flagship Stores
Las Flagship Stores han demostrado una gran eficacia en el mundo del retail. No en vano, esta nueva
forma de vender la imagen de una empresa nació como respuesta a la crisis y, a la vista de los
resultados, parece que lo que fue una tendencia será la tónica general.
Entre los grandes ejemplos de Flagship Stores que se pueden citar sobresalen las de Apple, Ralph
Lauren y Microsoft, en Nueva York; Asics, en Barcelona; Primark, Zara y Apple, en Madrid; Burberry,
en Londres; Nike, en Budapest; y Converse, en Boston.
A pesar del éxito de estas Flagship Stores, no parece probable que vayan a desplazarse a los centros
comerciales que proliferaron en las afueras de las ciudades, en la época de bonanza económica,
pues tales centros siguen funcionando como polos de atracción comercial. En consecuencia, todo
apunta a la convivencia de ambos sistemas de venta, pues no se debe olvidar que el principal
cometido de una flagship es actuar como máximo exponente de la marca.

Elegir el local comercial perfecto para tu negocio

Elegir el local comercial perfecto para tu negocio

¿Cómo elegir el local comercial correcto? ¿Cómo acertar en cuestión de localización, tamaño y longitud de fachada? ¿Existe alguna metodología a seguir que sirva para no equivocarse en la búsqueda y selección? ¿Es imprescindible la ayuda de un profesional o es tan sencillo como buscar carteles a pie de calle o anuncios en internet y llamar por teléfono a los anunciantes? Si regentas una tienda o negocio, es probable que en algún momento te hayas formulado preguntas como éstas.

Los costes de adecuación de un local comercial y la puesta en funcionamiento de una tienda son altos (o muy altos). Dependiendo de qué productos o servicios ofrezcas al público, dichos costes de implantación pueden ser incluso más altos que los de una oficina y, para mayor gravedad, los contratos de arrendamiento de los locales suelen ser más largos que los de las oficinas. Todo esto supone un compromiso mayor con la inversión, haciendo que elegir el local comercial correcto sea un asunto de suma importancia; una buena decisión en este sentido esconde muchas veces la llave del éxito.

Debido a ello, nuestro propósito de hoy es darte algunos consejos para elegir el local comercial idóneo y que la aventura de abrir una tienda, un restaurante, un gimnasio o un parque infantil (por citar sólo algunos ejemplos) arranque con buen pie y que la derivada inmobiliaria de tu negocio no sea un lastre para el negocio, sino todo lo contrario.

Vaya por delante que hoy no cubriremos los aspectos normativos relacionados con la licencia de apertura de los locales comerciales, por haber sido tratados aquí anteriormente.

Elegir el local comercial perfecto; “lo que bien empieza, bien acaba”

1.- Visualiza el espacio. Antes de ni siquiera pensar en localizaciones para tu tienda, has de hacer un esfuerzo por imaginar y visualizar el espacio. ¿Qué vas a vender o qué servicios vas a ofrecer? ¿Vas a exponer mercancía o productos? ¿Cómo captas los clientes? ¿Necesitas llamar la atención de los transeúntes con un escaparate que sea visible? ¿Precisas superficie de almacén o trastienda?

Estas preguntas son fundamentales llegado el momento de elegir el local comercial y su objetivo es empezar a comprender qué superficie o tamaño de local necesitas, así como qué configuración ha de tener.

2.- Estudia la demografía. Luego vuelve a estudiar la demografía. ¡Y no olvides estudiar la demografía! Aunque empleemos el humor para recalcar este punto, no podemos ser más serios al insistir en ello. Elegir el local comercial perfecto depende en su mayor medida de que conozcas bien quiénes son tus clientes potenciales, qué patrones de consumo siguen, cuál es su poder adquisitivo, dónde viven, qué edad tienen o de qué género son. Hasta que no entiendas de manera clara y meridiana quién es tu comprador “tipo”, es inútil hacer cábalas sobre qué local comercial te conviene más.

3.- Analiza a la competencia. ¿Quiénes son tus competidores y dónde están? ¿Compiten directamente con tu modelo de negocio o podrían ser complementarios al tuyo? ¿Hay una alta concentración de tiendas similares a la tuya en las zonas o calles que estás estudiando?

En este apartado será determinante la sensibilidad y conocimiento que tengas del sector en el que operas, para detectar posibles cambios en modas o tendencias que puedan jugar a tu favor o en tu contra. Por ejemplo, en ocasiones las tiendas de un determinado sector se agrupan por barrios o zonas, atrayendo mucho público del que tu negocio se podría beneficiar. Ahora bien, para ello deberás ser capaz de ofrecer algo diferente y distintivo que invite a la gente a entrar en tu local, en lugar de -o además de- hacerlo en el del vecino.

4.- Averigua si existe alguna asociación de comerciantes en la zona, así como qué beneficios comporta pertenecer a ella. Existen agrupaciones muy activas, con acciones llamativas de promoción del área comercial en la que se encuentran. También son una buena manera de defender los derechos de una colectividad, en cuestiones como limpieza urbana, obras en la vía pública, etc.

5.- Conoce los accesos mediante transporte público, así como con transporte privado; ¿existen líneas de autobús o metro cercanas? ¿Hay oferta de aparcamiento en la zona? ¿Qué distancia hay que andar desde la parada o parking más cercano? Si es preciso, conoce todas las zonas que estás estudiando, y conócelas empleando todos los medios de transporte, todos los días de la semana. De nada sirve que sea muy fácil aparcar delante de tu futura tienda en días entre semana, si el grueso de tus ventas se concentrará en sábado y domingo, cuando aparcar es harto complicado.

6.- Intenta conocer los planes urbanísticos futuros de las zonas que estás estudiando, antes de elegir el local comercial y comprometerte con él. ¿Se van a producir obras en el barrio que podrían impactar en tus ventas? ¿Se va a soterrar alguna calle o peatonalizar alguna zona? ¿Podrían darse obras que molestaran a los viandantes o que complicaran el acceso a tu tienda?

Busca toda la información que puedas en internet, pero recomendamos también que consultes a la asociación de comerciantes correspondiente (si existe) o que entres en alguna tienda vecina y preguntes por ello; recibirás información, casi con toda seguridad desinteresada y de primera mano.

Realizadas las averiguaciones anteriores y hechas todas las pesquisas necesarias, es el momento de levantar el teléfono y empezar a llamar a los números que hayas visto en carteles por la calle o que hayas localizado a través de nuestro buscador.

Tampoco es éste un mal momento para llamar a un profesional inmobiliario que te pueda asesorar…

Buena suerte.

La supervivencia de los centros comerciales

La supervivencia de los centros comerciales

En un post reciente versábamos sobre las tendencias imperantes en el sector del retail y sin reparo empleábamos el apelativo de “imparables” para definirlas. Teniendo en cuenta que el protagonismo de la venta on-line es ciertamente “unstoppable” y que su peso específico en relación a la venta física en tienda es cada vez mayor, cabe preguntarse por la supervivencia de los centros comerciales; ¿está su modelo de negocio agotado y abocado al fracaso? ¿Tiene sentido que sigan proliferando como setas grandes superficies cuando nuestra tendencia es, cada vez más, la de hacer la compra desde la comodidad de nuestros hogares? ¿Seguiremos acudiendo a una tienda para comprar ropa cuando podamos imprimirnos las prendas con la impresora 3d de casa?

La impresión 3d doméstica de todo tipo de productos está todavía por llegar y puede que creas que queda lejana en el tiempo, pero su uso cotidiano está a la vuelta de la esquina y representa solamente uno de los muchos factores que condicionarán la futura supervivencia de los centros comerciales. La pregunta es pues clara: ¿qué van a hacer los propietarios y promotores de centros comerciales al respecto? ¿Qué papel juegan los retailers en la ecuación?

Los centros comerciales dan la batalla

  • Si no puedes con tu enemigo, únete a él (“If you can’t beat ‘em, join ‘em!”). Asumida la realidad de que la tecnología es imbatible, la supervivencia de los centros comerciales pasa por abrazar los avances tecnológicos en lugar de combatirlos. Muchos gestores y retailers comienzan a incorporar en sus centros y tiendas innovaciones digitales dirigidas a recuperar a los clientes de antaño, hoy día recluidos en casa frente a la pantalla del ordenador.

Por ejemplo, algunos operadores de moda integran en sus probadores de ropa terminales de comunicación con el personal de la tienda, así como pantallas táctiles para consultar la disponibilidad de otras prendas, colores y stock. Otros retailers empiezan a ofrecer espacio físico en sus tiendas a marcas con las que antes competían y que hasta la fecha solamente vendían por internet. El objetivo es que los centros comerciales se beneficien de la afluencia de los compradores on-line, en contraposición a la tendencia preponderante contraria, consistente en que muchos clientes acuden a una tienda física sólo para tocar y probar un producto que luego comprarán por internet (el fenómeno denominado “showrooming”).

  • Los lavados de cara son imperativos para la supervivencia de los centros comerciales. Es muy fácil quedarse atrás en aspectos tales como la decoración, la iluminación, la sostenibilidad o la accesibilidad y ésta es una realidad asumida por propietarios y promotores. Teniendo en cuenta la concentración creciente del sector y la arrolladora competencia de la venta on-line, es imprescindible la renovación y puesta al día de los espacios si se quiere retener y atraer al cliente. La luminosidad, los espacios abiertos, la iluminación LED y los colores neutros son algunas de las tendencias más populares en este sentido.

 

  • El centro comercial como destino. Convertir el centro comercial en una experiencia para el usuario no es una estrategia nueva pero, ante la caída de las ventas en tienda física, está tomando impulso nuevo. Ya no es suficiente ofrecer accesos cómodos y buenos precios; el objetivo es que el cliente visite el centro también por otros motivos, invitándole a participar en eventos, conciertos, atracciones, concursos o sorteos. La existencia de zonas verdes, jardines y zonas exteriores para pasear (e incluso deambular) son cada vez más valoradas por el público y una excelente manera de atraer clientes potenciales. La supervivencia de los centros comerciales sigue pues dependiendo del ocio y esparcimiento del visitante.
  • La sostenibilidad como elemento de venta. El uso de materiales sostenibles, las terminaciones en madera, los productos nobles o reciclados, las iluminaciones de tipo LED o el máximo aprovechamiento de la luz natural son características cada vez más apreciadas por los visitantes de los centros comerciales y particularmente por el público femenino, según diversos estudios sobre la cuestión. Este dato es de especial relevancia, teniendo en cuenta que casi el 85% de las compras en centros comerciales son realizadas por mujeres.

 

  • Un mix comercial cada vez más heterogéneo. Para la supervivencia de los centros comerciales éstos deberán adaptarse a una población cada vez más heterogénea en cuanto a sus niveles de poder adquisitivo. La brecha existente entre los que más tienen y los que menos tienen es cada vez mayor, un hecho que no pasan por alto los propietarios y gestores de centros comerciales. Es por ello que progresivamente será más habitual encontrar tiendas low-cost junto a operadores de artículos de lujo. El visitante sabrá apreciar este eclecticismo comercial y hará que el atractivo del conjunto sea mayor para un segmento de la población también más amplio.

Como conclusión, diríamos que al comprador siempre se le han de dar facilidades en la compra, pero ésta deberá producirse en un entorno agradable y que sea respetuoso con el medioambiente. La tecnología estará cada vez más presente en el proceso comercial, pero facilitándola y no obstaculizándola; la supervivencia de los centros comerciales dependerá en gran medida de ello.

¿Qué opinas? ¿Sigues yendo a los centros comerciales tanto como antes? ¿Estás aumentando el número de compras que haces on-line? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Las 9 imparables tendencias del retail

La semana pasada escribíamos sobre las tendencias que afectan al mundo del workplace en general y al de las oficinas en particular. Quedó bastante claro que ciertas “mega-tendencias” relativas a nuestro lugar de trabajo terminarán afectándonos a todos, lo queramos o no, y que nuestra única alternativa es la de adaptarnos a ellas.

Con las tendencias del retail y nuestro comportamiento, tanto como compradores como vendedores, pasa algo muy parecido; se trata de renovarse o morir. Las tendencias del retail son ciertamente imparables y lo más recomendable es conocerlas con algo de detalle, para que los cambios inminentes no nos sorprendan en fuera de juego y tengamos tiempo para adaptarnos a ellos.

A continuación te exponemos las tendencias del retail que nos afectan a todos, independientemente del país o mercado en el que nos encontremos.

Tendencias del retail: un tren al que todos deben subirse

1.- El universo online sigue creciendo

No es realmente una novedad pero sí es una tendencia del retail que se viene imponiendo a lo largo de los últimos años y que inexorablemente seguirá creciendo. Los operadores comerciales no solamente continuarán potenciando sus propias plataformas de venta a través de Internet sino que también incrementarán su presencia en plataformas externas de terceros tales como Amazon o eBay.

2.- El retail como experiencia

Las tiendas y los centros comerciales aspiran a algo más que a ser un lugar en el que se compran productos o consumen servicios. El consumidor de hoy día tiene unos gustos cada vez más variados y sofisticados y no se conforma con los patrones de consumo tradicionales. Los grandes operadores han entendido que se debe ofrecer una “experiencia” novedosa, interactiva y hasta divertida al público, calando en su subconsciente y consiguiendo una clientela recurrente. Por ejemplo, la integración del móvil en la compra en tienda, ofreciendo información de productos, precios o hasta geolocalización, es una de las tendencias del retail al alza y algo muy valorado por los usuarios.

3.- Los nuevos formatos de entrega

Queda claro que la venta online y el correspondiente envío a domicilio ha hecho mucho daño al formato de consumo tradicional de compra física en tienda. Ahora bien, comienzan a aparecer nuevos patrones de consumo que afectan particularmente a la entrega del producto. Por ejemplo, algunas grandes cadenas de distribución ofrecen la venta online con recogida en tienda, un sistema que ha crecido del 3% en 2013 a más del 60% en 2014. Esta tendencia del retail ofrece un formato que elimina los temores de muchos relacionados con los retrasos en los tiempos de envío o los posibles daños que puede sufrir la mercancía.

4.- La venta multi-canal como obligación

El consumidor de hoy día exige comodidad y flexibilidad para comprar cuando quiera, como quiera y donde quiera, lo cual ha obligado a que los operadores de retail y vendedores de toda índole deban estar presentes obligatoriamente en todos los canales de distribución. Esto significa que las tiendas físicas tradicionales han debido dar el salto a Internet pero, curiosamente, también significa que algunas plataformas online han debido plantar su bandera en el mundo offline.

El ejemplo más curioso y llamativo de esta tendencia es el de las tiendas físicas de Amazon; ¿por qué Amazon, la tienda que prácticamente destruyó la librería tradicional, está optando ahora por abrir librerías tradicionales? La respuesta es doble; porque puede y porque la tienda física es la única manera de que los clientes puedan probar sus productos antes de comprarlos.

En resumidas cuentas, cada canal de distribución tiene sus ventajas e inconvenientes y los vendedores no pueden permitirse el lujo de no estar presentes en todos ellos.

5.- Inversión creciente en talento

Los operadores de retail, tanto offline como online, empiezan a cuidar cada vez más de sus plantillas, procurando retener talento y esforzándose por formar a sus trabajadores. Lo hacen conscientes de que los trabajadores son precisamente la cara visible de sus empresas y que, como tales, han de ofrecer una imagen seria, profesional y motivada.

Consecuencia directa de ello, algunas grandes empresas como Gap o Wal-Mart han incrementado los salarios mínimos que pagan a sus empleados. De todas las tendencias del retail, es la única que centra sus esfuerzos en los RR.HH.

6.- El teléfono móvil como complemento de la compra física

Está demostrado que el 75% de los compradores en tienda utilizan su teléfono móvil, para comprobar las características de un producto determinado, las ofertas y descuentos de la tienda e incluso para comparar con los precios de la competencia. Los operadores son conscientes de ello y empiezan a desarrollar aplicaciones propias para su uso en tienda, facilitando la compra, ofreciendo anuncios y notificaciones o permitiendo el pago por móvil.

7.- Los nuevos métodos de pago siguen batallando

Siguen batallado por penetrar en el mercado puesto que la tradicional tarjeta de crédito (y débito) se mantiene todavía con fuerza. Los nuevos métodos y aplicaciones de pago son a priori más seguros pero resta ver si se consolidarán tan rápidamente como todos creían y si terminarán jubilando a los métodos tradicionales.

8.- Las tiendas físicas multi-formato

Por motivos puramente urbanísticos y también por razones de masa crítica, una tienda IKEA de gran formato de 30.000 m2 no tiene cabida en cualquier población pero, ¿tendría sentido un mini-IKEA? Desde luego que lo tendría, hasta el punto de que pronto veremos IKEA’s urbanos en algunas ciudades, como respuesta a las quejas de clientes en todo el mundo por la lejanía de las grandes tiendas. De nuevo, el consumidor está en el centro de la ecuación y se le intenta facilitar la compra con la oferta de todo tipo de formatos.

9.- Las redes sociales invaden el comercio

Como no podía ser de otra manera hoy en día, las redes sociales constituyen un gran escaparate de productos y servicios comercializables, hasta tal punto que empresas como Facebook o Instagram empiezan a lanzar botones de “comprar ahora”, encontrando una vía adicional de monetización de contenidos para sus clientes. Las marcas buscan además la complicidad (previo pago) de personas influyentes o líderes de opinión para que ejerzan de embajadores de sus productos en sus diferentes canales en las redes.

¿Estás preparado para todos estos cambios?