Entradas

Diferencias entre Industrial y Logística. Hacia dónde evoluciona el sector

Diferencias entre Industrial y Logística tendencia del sector. Aunque puedan parecer lo mismo, no lo son. Las naves industriales están destinadas a actividades productivas y de fabricación, las naves logísticas se limitan al almacenaje.

Los diferentes tipos de actividad condicionan las características requeridas para cada tipo de inmueble, de este modo las naves industriales se caracterizan porque no requieren mucha altura y precisan de portones a nivel de calle para facilitar el acceso a la nave. Sin embargo, en las naves logísticas, al ser el almacenaje su única actividad, la altura a la que podamos almacenar es crítica ya que, a mayor altura, mayor capacidad de almacenaje y por tanto menor repercusión €/m2. En cuanto a los accesos a la nave, los inmuebles logísticos requieren muelles, portones elevados, donde se acopla la caja del trailer y facilita y reduce los tiempos de la descarga de mercancías.

Desde la crisis económica sufrida en 2008, ha sido mucho el tejido industrial destruido en nuestro país. Cientos de industrias tuvieron que cerrar, regenerar este tejido creado por varias generaciones no es sencillo, ni rápido. Por otro lado, la competencia de países como China y Marruecos con mano de obra más económica dificultan más si cabe esta tarea. Y, en este sentido, la logística en definitiva va ganando claramente cuota al sector industrial.

El ecommerce es un claro ejemplo de la evolución, de la tendencia hacia la nave logística en detrimento de la industrial. Hace unos años en las naves logísticas almacenábamos mercancías que luego se trasladaban a las tiendas y desde allí a nuestros hogares, con la potente irrupción del ecommerce y sus crecimientos constantes hemos transformado las naves logísticas en grandes tiendas con un coste muy bajo desde donde cuando el cliente realiza un compra se expide directamente la mercancía hasta el lugar que indica el consumidor.

Nave industrial, espacio para todo

Las naves industriales pueden ofrecer posibilidades de generar ingresos más allá de los usos habituales que conocemos.

Usos complementarios

Entre los usos que permite generar ingresos de forma complementaria a la actividad habitual para las que fueron concebidas, podemos encontrar varios como el alquiler de las cubiertas, los espacios de oficinas o la fachada.

Se puede alquilar espacio sobre las cubiertas para ubicar antenas de telefonía móvil, estaciones meteorológicas o medidoras de contaminación, o se pueden colocar placas fotovoltaicas.

Se pueden alquilar los espacios de oficinas o de nave no utilizada, a otras empresas.

Se pueden alquilar las cubiertas, paredes y demás elementos arquitectónicos de la nave, como soporte para elementos publicitarios (carteles, pantallas de vídeo o murales de gran tamaño).

Usos alternativos

Una nave, sea una antigua factoría o un almacén, suele ser un espacio que cuando se encuentra en un lugar céntrico permite tener un uso que va más allá del planteado cuando fue diseñada en su origen.

En edificios monumentales, con cierto interés histórico, se pueden encontrar antiguas estaciones de tren en desuso reconvertidas en polideportivos (como la Estación del Norte, en Barcelona) o centros comerciales (Príncipe Pío, en Madrid), antiguas fábricas que ahora son salas de espectáculo, oficinas y centros cívicos, y antiguos mercados mayoristas de abastos que han pasado a ser centros culturales (mercado del Born en Barcelona).

También existen naves que pasan más desapercibidas y que permiten disponer de espacios que se pueden alquilar para el desarrollo de actividades tales como eventos deportivos, conciertos, representaciones teatrales, mercadillos, exposiciones, ceremonias religiosas y eventos sociales.

Igualmente, muchas empresas han reconvertido sus naves industriales o sus almacenes en oficinas o en archivos, sea para ellas mismas o para su alquiler a terceros.

Por su discreción, se suelen utilizar como centros de datos, para la localización de servidores informáticos o como oficinas de respaldo para situaciones de crisis de sedes corporativas o de localización de centros de caja para grandes empresas y entidades financieras.

Si las regulaciones urbanísticas del lugar lo permiten, las naves pueden también usarse como viviendas que reciben la denominación de “loft”, por lo que se pueden obtener ganancias por la división y posterior alquiler o venta del espacio.

Muchos anuncios publicitarios y películas han sido rodados en este tipo de naves, por lo que alquilar estos espacios para este fin es una fuente de ingresos que se ha de tomar en consideración.

Como se puede ver, hay muchas opciones para obtener rentabilidad de las naves, sea complementando una actividad industrial, dándole nuevos y diferentes usos, o poniendo a disposición de terceros los edificios e instalaciones para la generación de ingresos mediante su alquiler.

La sostenibilidad de una nave logística

La sostenibilidad de una nave industrial o logistica se está convirtiendo en un criterio a tener encuenta a la hora de proceder a realizar nuevas construcciones de estas relevantes infraestructuras.

La crisis que se ha atravesado desde 2008 ha pasado factura al sector industrial español, lo cual seha notado también en el deterioro de unas infraestructuras ya de por sí un tanto anquilosadas. Sin embargo, hay empresas que han optado por no demorar su puesta al día en materia de instalacionesy se han lanzado a la construcción de sus naves industriales y logísticas sostenibles.

Al fin y al cabo, se trata de una inversión que va a producir un evidente retorno, en términos de

ahorro energético y Responsabilidad Social Corporativa (beneficios indudables de imagen para la empresa por proteger el medio ambiente e integrarse en el entorno).

Algunas empresas pioneras españolas ya están poniendo en marcha sus naves industriales y

logísticas sostenibles, pero aún son minoritarias, por lo que es posible afirmar que esta política de instalaciones continúa siendo una asignatura pendiente.

Los criterios en los que se fundamentan las naves industriales y logísticas sostenibles

A grandes rasgos, es importante que las empresas reduzcan su impacto ambiental, es decir, su

huella de carbono. Por otro lado, esta política eco-friendly se traduce en medidas e indicadores concretos que implican que una actividad sea respetuosa con la naturaleza.

A continuación, se señalan las bases características de las naves industriales y logísticas sostenibles.

Reutilización de las aguas pluviales, lo que favorece un ahorro notable.

Uso de vegetación endémica (menor impacto ambiental y ahorro en términos de mantenimiento).

Colocación de placas fotovoltaicas en las cubiertas de los almacenes (tanto mediante instalación aislada como por medio de una conectada a la red).

–  Aislamiento térmico que implique el cumplimiento de las normativas vigentes, la seguridad de las personas y los criterios de eficiencia energética.

–  Iluminación mediante luminarias de bajo consumo o LED.

Build local, lo que conlleva la colaboración en materia de construcción con empresas de la zona, las cuales generan menor contaminación con sus transportes.

Por otro lado, quienes estén iniciándose en la preparación de estos modelos de instalaciones han de saber que pueden recurrir a un certificado de sostenibilidad, que sirven para atestiguar la calidad y las características de la adaptación eco-friendly de la infraestructura en cuestión. Entre los certificados de sostenibilidad, destacan los siguientes: LEED (Estados Unidos), BREEAM (Reino Unido), HQE (Francia), DGNB (Alemania) y VERDE (España).

En definitiva, vale la pena apostar por la construcción de naves industriales y logísticas sostenibles, ya que también permiten ofrecer una renovada imagen de marca (en términos de branding) y poner en valor una innovación tanto funcional como estética.