Entradas

Cómo escoger, entre todos los locales comerciales, el más apropiado para un negocio

Para encontrar el local comercial más apropiado uno de los factores decisivos a la hora de abrir un negocio es la elección de su emplazamiento físico. Actualmente, es posible encontrar numerosas opciones, en el mercado inmobiliario, de locales en venta o alquiler, por lo que resultará útil establecer una serie de criterios para averiguar cuál de ellos se adapta mejor a las necesidades (ubicación, tamaño, diseño, etc.).

 
Lógicamente, lo que va a determinar el tipo de local que uno necesita es la actividad comercial que
se vaya a desarrollar en él. Es importante que, mediante un estudio de mercado, se establezca un
perfil de cliente en función del cual se buscará el local que resulte más accesible para ese cliente
potencial. Un buen consejo a seguir, antes de continuar la búsqueda, es informarse acerca de todos
los requisitos con los que ha de cumplir el inmueble según la normativa vigente aplicable a la
actividad mercantil a desarrollar. Una vez conocido esto, se puede empezar a buscar el local.

 
¿Alquiler o compra?

 
El alquiler constituye la opción menos arriesgada y la compra resulta una expectativa inteligente, una
vez se ha comprobado la viabilidad del negocio. Otra opción emergente es el coworking, mediante el
cual un grupo de empresarios o trabajadores autónomos comparten un mismo espacio de trabajo.
Si uno se decanta por el alquiler, es importante que estudie con detenimiento el contrato de
arrendamiento propuesto por el arrendador. Sería interesante un contrato que ofrezca una
permanencia a largo plazo.

 
Ubicación

 
Al escoger una zona, hay que tener en cuenta el nivel socioeconómico de la población y sus
hábitos de consumo. Así como su conexión o acceso, en función de lo que precise un negocio
(aparcamiento, parada de autobús, zonas peatonales…). Otros factores a tener en cuenta son la
competencia existente o los posibles negocios «amigos» que favorezcan o complementen el
desarrollo de la actividad.

 
Espacio y diseño

 
Puede tratarse de una nave, un local comercial o una oficina; puede situarse en plena calle, un centro
comercial o un polígono industrial; etc. Entre otras cosas, hay que tener en cuenta qué superficie se
necesita, si se requiere un escaparate o si el espacio cumple con la normativa legal y las medidas
de seguridad exigidas. En el caso de necesitar una licencia de obras, es preferible consultar sobre
la idoneidad del local a tales efectos.

 
Presupuesto

 
Es importante invertir lo necesario en el espacio físico de la empresa, sin escatimar en perjuicio de
otras características vitales, como la ubicacion. Sin embargo, tampoco hay que excederte en un
alquiler mensual que suponga un obstáculo para los beneficios. Se estima que lo apropiado es que la
renta represente entre un 10 y 15 % de las ventas brutas.
Estas claves ayudarán a encontrar el local perfecto para el negocio, gracias al cual se podrá alcanzar
el éxito profesional.

Madrid y Barcelona donde alquilar tu local

Madrid y Barcelona, ¿dónde alquilar tu local?

Madrid y Barcelona, ¿dónde alquilar tu local? Tengamos en cuenta que alquilar un local comercial es más rentable que alquilar una vivienda o un garaje. La demanda de alquiler de locales de este tipo aumenta según su ubicación, y por eso, las calles principales son las más solicitadas, por su tránsito y concurrencia de viandantes.
Son muchos los propietarios de locales comerciales que han decidido en los últimos años ponerlos en alquiler. El motivo, no es otro que la actual crisis económica, en la que conseguir vender es mucho más complicado que alquilar. Por eso muchos de ellos, optan por esta última opción.
Los lugares donde más rápido se alquilan los locales comerciales son ciudades como Madrid, Valencia, Málaga, Barcelona y Sevilla.
Alquiler de locales comerciales en Madrid y Barcelona
Si nos centramos en las dos principales ciudades de nuestro país, Madrid y Barcelona, los datos siguen siendo los mismos. En ellas el alquiler de un local comercial es muy elevado, como decíamos, pero su rentabilidad muy superior a la de otras ciudades españolas.
Los locales cuya ubicación se encuentra en las calles principales de estas dos ciudades, apenas tardan siete días en ser alquilados, según un estudio llevado a cabo por la empresa de patrimonio e inversión, Laborde Marcet.
Las dos mayores ciudades españolas disponen de un 10 % de los locales comerciales en alquiler del país. Pese a no ser un número muy elevado, sí se extrae del estudio que son los que generan una mayor rentabilidad y los que permanecen menos tiempo en el mercado.
El destino de los mismos suele ser básicamente el de locales destinados a tiendas de ropa y accesorios y están ocupados por las marcas más representativas del sector.
Si se toma como ejemplo la capital de nuestro país, Madrid, y tomamos como referencia una de sus calles principales, la Calle Velázquez, se ve como la ubicación es fundamental para el alquiler de un local comercial. Velázquez, está emplazada en el conocido barrio de Salamanca, una zona que en los últimos años se ha convertido en la auténtica milla de oro española. Donde la oferta de locales comerciales es muy variada, pero capitaneada principalmente por locales de moda. Ya que estos alcanzan el 45 % de la oferta comercial.
Un local en esta zona significa rentabilidad, algo que las empresas conocen a la perfección. Motivo por el cual, no desaprovechan la oportunidad de alquilar este tipo de inmuebles.

Flagship una estrategia del retail que la grandes marcas estan consolidando

Flagship, una estrategia del retail que las grandes marcas están consolidando

Desde, aproximadamente, 2014, se ha ido extendiendo cada vez más la apertura de grandes tiendas
de las principales marcas en cada High Street de las ciudades más importantes del mundo. Estas
grandes tiendas no son, simplemente, grandes espacios propiedades de una u otra marca, sino que
suponen la máxima expresión de la imagen de las respectivas marcas. El nombre concreto de este
tipo de tiendas es «Flagship Store» y ha sido exportado desde Estados Unidos al resto del mundo,
como una de las recetas más eficaces contra la crisis de consumo.

Características de una Flagship
Como su propio nombre indica, son los buques insignia de las marcas en una determinada región, por
lo que deben ofrecer un valor añadido a sus clientes que no puedan encontrar ni en la competencia
ni en el resto de sus propios establecimientos. Por ello, las diferentes marcas llevan a cabo un gran
despliegue de medios para dotar al local de una decoración vanguardista y determinadas ventajas
exclusivas.
Entre las ventajas y características que diferencian a estas tiendas del resto, destacan:
-Suelen disponer de todo el catálogo de sus productos y con mayores descuentos.
-Aquí, se pueden encontrar los primeros modelos de cada temporada o las últimas novedades de la
marca.
-También ofrecen experiencias ajenas a la venta, como, por ejemplo, spas y restauración, así como
realidad virtual. Todo ello no está enfocado a vender, sino a atraer al público y que este compre
inmerso en un ambiente de disfrute para sus sentidos.
-Los locales suelen ser grandes superficies diáfanas situadas en la High Street de la ciudad o, lo que
es igual, en las calles de mayor actividad comercial y empresarial de las ciudades más importantes.

Presente y futuro de las Flagship Stores
Las Flagship Stores han demostrado una gran eficacia en el mundo del retail. No en vano, esta nueva
forma de vender la imagen de una empresa nació como respuesta a la crisis y, a la vista de los
resultados, parece que lo que fue una tendencia será la tónica general.
Entre los grandes ejemplos de Flagship Stores que se pueden citar sobresalen las de Apple, Ralph
Lauren y Microsoft, en Nueva York; Asics, en Barcelona; Primark, Zara y Apple, en Madrid; Burberry,
en Londres; Nike, en Budapest; y Converse, en Boston.
A pesar del éxito de estas Flagship Stores, no parece probable que vayan a desplazarse a los centros
comerciales que proliferaron en las afueras de las ciudades, en la época de bonanza económica,
pues tales centros siguen funcionando como polos de atracción comercial. En consecuencia, todo
apunta a la convivencia de ambos sistemas de venta, pues no se debe olvidar que el principal
cometido de una flagship es actuar como máximo exponente de la marca.

Los 5 centros comerciales más grandes del mundo

En este blog hemos ofrecido el ranking de las naves industriales más grandes del mundo y recientemente lo hemos hecho también para edificios de oficinas. Es impresionante comprobar cómo la arquitectura y la ingeniería parecen burlar los límites de la física, con construcciones mastodónticas que no dejan a nadie indiferente. Hoy queremos dar continuidad a nuestras entregas anteriores con la lista de los cinco centros comerciales más grandes del mundo.

Lo primero que nos ha llamado la atención es que ninguno de los centros comerciales más grandes del mundo se encuentra en los EE.UU., país que uno suele asociar con los grandes hitos inmobiliarios y constructivos. Ahora bien, tras un momento de reflexión, tampoco nos extraña que el ranking esté copado exclusivamente por centros comerciales situados en el continente asiático. Tampoco sorprende que los primeros dos puestos de la lista lo ocupen centros comerciales chinos, ¿verdad?

La razón de que los centros comerciales más grandes del mundo estén en Asia se debe fundamentalmente al crecimiento tanto poblacional como económico que ha sufrido esta región en los últimos años. Cada vez son más las personas asiáticas las que se suben al tren de la sociedad del consumo y la alta densidad de sus grandes capitales invita a la construcción de auténticos gigantes.

Los inversores lo saben bien, por lo que en años recientes ha habido un alto influjo de capital extranjero dedicado a la promoción de este tipo de activos en Asia. Incluso los propios inversores locales —especialmente los billonarios chinos— que anteriormente apostaban por disponer de “hoteles trofeo” en sus carteras de inversión, han puesto su mirada ahora en los centros comerciales.

Vayamos pues con la lista de los centros comerciales más grandes del mundo. Para darle algo de contexto al ranking, emplearemos el Centro Comercial La Vaguada como referencia, por ser uno de los primeros centros comerciales “muy grandes” construidos en España. La Vaguada tiene una superficie bruta alquilable de 85.500 metros cuadrados.

Centros comerciales más grandes del mundo; dominio asiático

1.- New South China Mall. Lo primero que sorprende de este centro comercial chino de la ciudad de Dongguan es que se haya mantenido en lo alto del ranking durante más de diez años, dado que fue construido en 2005. Su superficie bruta alquilable es de 659.612 metros cuadrados, pero nunca ha conseguido atraer los suficientes inquilinos, hasta el punto de ser catalogado como dead mall —centro comercial muerto— en un determinado momento. A pesar de ello, recientemente ha sido remodelado en un intento de mejorar su atractivo.

2.- Golden Resources Mall. Con 557.419 m2 de superficie bruta alquilable repartidos en seis plantas, este centro comercial es conocido informalmente como el Great Mall of China —Gran Centro Comercial de China—, en alusión al Great Wall of China —Gran Muralla China—.  Se encuentra en la ciudad de Beijing y su construcción data de 2004.

3.- SM City North EDSA. Nos vamos en este caso hasta la ciudad filipina de Quezon City, donde encontramos el centro comercial más antiguo de la lista, construido en 1985 y reformado en 2006. Su superficie bruta alquilable es de 498.000 metros cuadrados y en su cubierta dispone de 5.760 paneles solares.

4.- SM Megamall. Del mismo promotor —SM Prime Holdings— que el centro comercial anterior de la lista y construido en Mandaluyong 1991, este centro comercial filipino de 474.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable se compone de dos gigantes edificios unidos por un puente. Su historia se ha visto ensombrecida por el estallido de una bomba en el año 2000, un tiroteo en 2013 y por el supuesto suicidio muy reciente —febrero de 2016— de una mujer.

5.- Isfahan City Center. La particularidad de este centro comercial iraní de 465.000 metros cuadrados de superficie de bruta alquilable es que contiene un “museo del entretenimiento” en su interior. Se encuentra en la ciudad de Isfahan y fue construido en 2012. La mera existencia de un centro comercial de este calibre y relevancia en un país de estricta tradición musulmana es una combinación bastante desconcertante.

Si quisiéramos ampliar este listado, comprobaríamos que los siguientes cinco centros comerciales son respectivamente de Malasia, Irán, Filipinas, Tailandia y Turquía, ninguno de ellos inferior en tamaño a los 420.000 metros cuadrados. El primer centro comercial occidental lo encontraríamos en el puesto diecisiete —Canadá— y el primer centro de la U.E. en el puesto cincuenta y seis —Reino Unido— del ranking.

¿Hasta dónde hay que llegar en la lista para encontrar un centro comercial español? No mucho más allá… en el puesto cincuenta y ocho tenemos Puerto Venecia, con 206.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable.

Recordemos ahora nuestra referencia inicial, La Vaguada, un centro comercial “muy grande” de 85.500 metros cuadrados…

Los nuevos habitos de consumocentros comerciales

Los nuevos hábitos de consumo en centros comerciales

Recientemente hemos sabido que el proyecto de construir un centro comercial a los pies de la denominada “Quinta Torre de Madrid” sigue su curso, y vamos conociendo poco a poco algunos detalles adicionales. Ya sabemos que tendrá 12.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas y, como siempre sucede en estos casos, existen opiniones a favor y en contra; ¿necesitamos más tiendas? ¿Está justificado que se sigan construyendo centros comerciales, teniendo en cuenta que algunos califican la recuperación económica española de “tímida” o “frágil”?

Ya respondimos de algún modo a ello desde mislocales.es, con nuestra noticia del 25 de febrero. En ella relatábamos que la afluencia a centros iba en aumento y que el número de transacciones inmobiliarias permitía ser optimistas; parece que el sector ha salido de su letargo y que sí hay motivos para una prudente alegría.

Ahora bien, la propia Asociación Española de Centros y Parques Comerciales, en su página web, dice lo siguiente:

El constante crecimiento de las ventas electrónicas, la evolución de las antiguas fórmulas comerciales, la saturación comercial, provocada en gran parte por la similitud de la oferta, y la adaptación de una sociedad que ha pasado por una severa crisis, han facilitado que se estén manifestando nuevas tendencias en la concepción de los centros comerciales del futuro.

En la próxima década veremos aparecer una nueva generación de centros comerciales que, a pesar de su dimensión, serán más cercanos al consumidor, sintonizarán con él en sus formas y hábitos de vida y le ofrecerán productos y servicios más adaptados a él.”

De estas palabras se desprende que el sector ha entendido cuáles son los nuevos patrones de consumo en centros comerciales, pero no sólo eso; promotores, inversores y gestores de centros comerciales han abrazado el cambio, en su esfuerzo por salir adelante con nuevas fórmulas que atraigan y retengan la afluencia.

Hoy queremos analizar cuáles son esos nuevos patrones de consumo en centros comerciales.

Nuevos patrones de consumo en centros comerciales:

1.- Después de una crisis mundial que ha afectado a todos, el consumidor de hoy día necesita sentirse alejado de sus problemas cuando está comprando. Exige que el acto de comprar sea un entretenimiento en sí mismo y que consumir en una determinada tienda sea “una experiencia”.

Teniendo en cuenta el empuje del comercio electrónico, esto tiene todo el sentido del mundo, porque el entretenimiento o la diversión son las únicas armas con las que los centros comerciales pueden luchar contra la compra online.

2.- Los consumidores exigen agilidad. Las tiendas han de estar surtidas de todo y el reabastecimiento tiene que ser, literalmente, en tiempo real. No se aceptan las roturas de stock y los retailers centran todos sus esfuerzos en gestionar sus existencias adecuadamente. Si los vendedores no saben atender las necesidades del cliente instantáneamente, corren el riesgo de perder una venta frente al comercio electrónico.

Esto enlaza directamente con nuestra entrada de la semana pasada relativa al crossdocking.

3.- Los compradores demandan variedad, una realidad cada vez mejor entendida por los operadores y gestores de centros. Dada la dificultad de atraer al visitante hasta el centro comercial, se apunta a que el mix de tiendas y operadores sea lo más completo y variado posible, para que los clientes encuentren allí todo lo que necesitan.

4.- Morgan Stanley nos desvela en un estudio reciente que los “millennials” gastan menos en ropa hoy de lo que lo hacían las personas de su edad hace una década; ¿en qué invierten ahora el dinero?

El consumidor joven prioriza la compra de tecnología por encima de otro tipo de productos; una proporción cada vez mayor de su presupuesto se lo llevan los artículos electrónicos. Esto supone un riesgo añadido para los centros comerciales dado que la tecnología es muy susceptible de ser comprada por internet.

5.- Cerramos la lista con lo que los expertos llaman “mega-tendencia”, en el sentido de que es global, nos afecta a todos por igual y que es completamente exógena. No depende de nada que sea controlable y tampoco es una moda. El nuevo patrón de consumo indica que cada vez demandamos menos ropa de abrigo, por una cuestión muy sencilla; cada vez hace más calor.

El año 2015 ha sido el más caluroso registrado hasta la fecha, un hecho que, si bien es muy preocupante para todos y si se nos permite la broma, tiene una lectura que hasta podría beneficiar al sector del retail; en verano el aire acondicionado de los centros comerciales es bastante de agradecer.

¡Hasta la semana que viene!

Elegir el local comercial perfecto para tu negocio

Elegir el local comercial perfecto para tu negocio

¿Cómo elegir el local comercial correcto? ¿Cómo acertar en cuestión de localización, tamaño y longitud de fachada? ¿Existe alguna metodología a seguir que sirva para no equivocarse en la búsqueda y selección? ¿Es imprescindible la ayuda de un profesional o es tan sencillo como buscar carteles a pie de calle o anuncios en internet y llamar por teléfono a los anunciantes? Si regentas una tienda o negocio, es probable que en algún momento te hayas formulado preguntas como éstas.

Los costes de adecuación de un local comercial y la puesta en funcionamiento de una tienda son altos (o muy altos). Dependiendo de qué productos o servicios ofrezcas al público, dichos costes de implantación pueden ser incluso más altos que los de una oficina y, para mayor gravedad, los contratos de arrendamiento de los locales suelen ser más largos que los de las oficinas. Todo esto supone un compromiso mayor con la inversión, haciendo que elegir el local comercial correcto sea un asunto de suma importancia; una buena decisión en este sentido esconde muchas veces la llave del éxito.

Debido a ello, nuestro propósito de hoy es darte algunos consejos para elegir el local comercial idóneo y que la aventura de abrir una tienda, un restaurante, un gimnasio o un parque infantil (por citar sólo algunos ejemplos) arranque con buen pie y que la derivada inmobiliaria de tu negocio no sea un lastre para el negocio, sino todo lo contrario.

Vaya por delante que hoy no cubriremos los aspectos normativos relacionados con la licencia de apertura de los locales comerciales, por haber sido tratados aquí anteriormente.

Elegir el local comercial perfecto; “lo que bien empieza, bien acaba”

1.- Visualiza el espacio. Antes de ni siquiera pensar en localizaciones para tu tienda, has de hacer un esfuerzo por imaginar y visualizar el espacio. ¿Qué vas a vender o qué servicios vas a ofrecer? ¿Vas a exponer mercancía o productos? ¿Cómo captas los clientes? ¿Necesitas llamar la atención de los transeúntes con un escaparate que sea visible? ¿Precisas superficie de almacén o trastienda?

Estas preguntas son fundamentales llegado el momento de elegir el local comercial y su objetivo es empezar a comprender qué superficie o tamaño de local necesitas, así como qué configuración ha de tener.

2.- Estudia la demografía. Luego vuelve a estudiar la demografía. ¡Y no olvides estudiar la demografía! Aunque empleemos el humor para recalcar este punto, no podemos ser más serios al insistir en ello. Elegir el local comercial perfecto depende en su mayor medida de que conozcas bien quiénes son tus clientes potenciales, qué patrones de consumo siguen, cuál es su poder adquisitivo, dónde viven, qué edad tienen o de qué género son. Hasta que no entiendas de manera clara y meridiana quién es tu comprador “tipo”, es inútil hacer cábalas sobre qué local comercial te conviene más.

3.- Analiza a la competencia. ¿Quiénes son tus competidores y dónde están? ¿Compiten directamente con tu modelo de negocio o podrían ser complementarios al tuyo? ¿Hay una alta concentración de tiendas similares a la tuya en las zonas o calles que estás estudiando?

En este apartado será determinante la sensibilidad y conocimiento que tengas del sector en el que operas, para detectar posibles cambios en modas o tendencias que puedan jugar a tu favor o en tu contra. Por ejemplo, en ocasiones las tiendas de un determinado sector se agrupan por barrios o zonas, atrayendo mucho público del que tu negocio se podría beneficiar. Ahora bien, para ello deberás ser capaz de ofrecer algo diferente y distintivo que invite a la gente a entrar en tu local, en lugar de -o además de- hacerlo en el del vecino.

4.- Averigua si existe alguna asociación de comerciantes en la zona, así como qué beneficios comporta pertenecer a ella. Existen agrupaciones muy activas, con acciones llamativas de promoción del área comercial en la que se encuentran. También son una buena manera de defender los derechos de una colectividad, en cuestiones como limpieza urbana, obras en la vía pública, etc.

5.- Conoce los accesos mediante transporte público, así como con transporte privado; ¿existen líneas de autobús o metro cercanas? ¿Hay oferta de aparcamiento en la zona? ¿Qué distancia hay que andar desde la parada o parking más cercano? Si es preciso, conoce todas las zonas que estás estudiando, y conócelas empleando todos los medios de transporte, todos los días de la semana. De nada sirve que sea muy fácil aparcar delante de tu futura tienda en días entre semana, si el grueso de tus ventas se concentrará en sábado y domingo, cuando aparcar es harto complicado.

6.- Intenta conocer los planes urbanísticos futuros de las zonas que estás estudiando, antes de elegir el local comercial y comprometerte con él. ¿Se van a producir obras en el barrio que podrían impactar en tus ventas? ¿Se va a soterrar alguna calle o peatonalizar alguna zona? ¿Podrían darse obras que molestaran a los viandantes o que complicaran el acceso a tu tienda?

Busca toda la información que puedas en internet, pero recomendamos también que consultes a la asociación de comerciantes correspondiente (si existe) o que entres en alguna tienda vecina y preguntes por ello; recibirás información, casi con toda seguridad desinteresada y de primera mano.

Realizadas las averiguaciones anteriores y hechas todas las pesquisas necesarias, es el momento de levantar el teléfono y empezar a llamar a los números que hayas visto en carteles por la calle o que hayas localizado a través de nuestro buscador.

Tampoco es éste un mal momento para llamar a un profesional inmobiliario que te pueda asesorar…

Buena suerte.

La supervivencia de los centros comerciales

La supervivencia de los centros comerciales

En un post reciente versábamos sobre las tendencias imperantes en el sector del retail y sin reparo empleábamos el apelativo de “imparables” para definirlas. Teniendo en cuenta que el protagonismo de la venta on-line es ciertamente “unstoppable” y que su peso específico en relación a la venta física en tienda es cada vez mayor, cabe preguntarse por la supervivencia de los centros comerciales; ¿está su modelo de negocio agotado y abocado al fracaso? ¿Tiene sentido que sigan proliferando como setas grandes superficies cuando nuestra tendencia es, cada vez más, la de hacer la compra desde la comodidad de nuestros hogares? ¿Seguiremos acudiendo a una tienda para comprar ropa cuando podamos imprimirnos las prendas con la impresora 3d de casa?

La impresión 3d doméstica de todo tipo de productos está todavía por llegar y puede que creas que queda lejana en el tiempo, pero su uso cotidiano está a la vuelta de la esquina y representa solamente uno de los muchos factores que condicionarán la futura supervivencia de los centros comerciales. La pregunta es pues clara: ¿qué van a hacer los propietarios y promotores de centros comerciales al respecto? ¿Qué papel juegan los retailers en la ecuación?

Los centros comerciales dan la batalla

  • Si no puedes con tu enemigo, únete a él (“If you can’t beat ‘em, join ‘em!”). Asumida la realidad de que la tecnología es imbatible, la supervivencia de los centros comerciales pasa por abrazar los avances tecnológicos en lugar de combatirlos. Muchos gestores y retailers comienzan a incorporar en sus centros y tiendas innovaciones digitales dirigidas a recuperar a los clientes de antaño, hoy día recluidos en casa frente a la pantalla del ordenador.

Por ejemplo, algunos operadores de moda integran en sus probadores de ropa terminales de comunicación con el personal de la tienda, así como pantallas táctiles para consultar la disponibilidad de otras prendas, colores y stock. Otros retailers empiezan a ofrecer espacio físico en sus tiendas a marcas con las que antes competían y que hasta la fecha solamente vendían por internet. El objetivo es que los centros comerciales se beneficien de la afluencia de los compradores on-line, en contraposición a la tendencia preponderante contraria, consistente en que muchos clientes acuden a una tienda física sólo para tocar y probar un producto que luego comprarán por internet (el fenómeno denominado “showrooming”).

  • Los lavados de cara son imperativos para la supervivencia de los centros comerciales. Es muy fácil quedarse atrás en aspectos tales como la decoración, la iluminación, la sostenibilidad o la accesibilidad y ésta es una realidad asumida por propietarios y promotores. Teniendo en cuenta la concentración creciente del sector y la arrolladora competencia de la venta on-line, es imprescindible la renovación y puesta al día de los espacios si se quiere retener y atraer al cliente. La luminosidad, los espacios abiertos, la iluminación LED y los colores neutros son algunas de las tendencias más populares en este sentido.

 

  • El centro comercial como destino. Convertir el centro comercial en una experiencia para el usuario no es una estrategia nueva pero, ante la caída de las ventas en tienda física, está tomando impulso nuevo. Ya no es suficiente ofrecer accesos cómodos y buenos precios; el objetivo es que el cliente visite el centro también por otros motivos, invitándole a participar en eventos, conciertos, atracciones, concursos o sorteos. La existencia de zonas verdes, jardines y zonas exteriores para pasear (e incluso deambular) son cada vez más valoradas por el público y una excelente manera de atraer clientes potenciales. La supervivencia de los centros comerciales sigue pues dependiendo del ocio y esparcimiento del visitante.
  • La sostenibilidad como elemento de venta. El uso de materiales sostenibles, las terminaciones en madera, los productos nobles o reciclados, las iluminaciones de tipo LED o el máximo aprovechamiento de la luz natural son características cada vez más apreciadas por los visitantes de los centros comerciales y particularmente por el público femenino, según diversos estudios sobre la cuestión. Este dato es de especial relevancia, teniendo en cuenta que casi el 85% de las compras en centros comerciales son realizadas por mujeres.

 

  • Un mix comercial cada vez más heterogéneo. Para la supervivencia de los centros comerciales éstos deberán adaptarse a una población cada vez más heterogénea en cuanto a sus niveles de poder adquisitivo. La brecha existente entre los que más tienen y los que menos tienen es cada vez mayor, un hecho que no pasan por alto los propietarios y gestores de centros comerciales. Es por ello que progresivamente será más habitual encontrar tiendas low-cost junto a operadores de artículos de lujo. El visitante sabrá apreciar este eclecticismo comercial y hará que el atractivo del conjunto sea mayor para un segmento de la población también más amplio.

Como conclusión, diríamos que al comprador siempre se le han de dar facilidades en la compra, pero ésta deberá producirse en un entorno agradable y que sea respetuoso con el medioambiente. La tecnología estará cada vez más presente en el proceso comercial, pero facilitándola y no obstaculizándola; la supervivencia de los centros comerciales dependerá en gran medida de ello.

¿Qué opinas? ¿Sigues yendo a los centros comerciales tanto como antes? ¿Estás aumentando el número de compras que haces on-line? ¡Cuéntanos tu experiencia!

La licencia de apertura en un local comercial

Buscar un local comercial es, a primera vista, sencillo, ¿no? Los locales comerciales están todos a pie de calle y es muy fácil discernir los que están disponibles de los que no lo están. Un local vacío es muy probable que cuente con un gran cartel anunciando el teléfono del propietario o intermediario y no tienes más que llamar, citarte con quien corresponda y valorar la adecuación del inmueble a tus necesidades.

Si repites la operación anterior y visitas suficientes locales, dispondrás de los datos necesarios para tomar una decisión meditada, razonada e informada. Procedes a negociar y firmar el contrato de arrendamiento y conseguido este primer hito del gran sueño de abrir tu propio negocio, decides buscar un técnico que te ayude con las obras del local y con la consecución de la pertinente licencia de apertura.

Si el relato anterior coincide más o menos con tu situación o con lo que tienes planeado hacer, es nuestra obligación decirte que hay una forma mucho más prudente (¡y correcta!) de proceder.

La licencia de apertura; empezar la casa por el tejado

A veces nos dejamos llevar por la euforia cuando encontramos “el local de nuestros sueños” pero la obtención de la licencia de apertura puede suponer un gran escollo y su obtención es imprescindible para iniciar tu actividad. De aquí se desprende nuestro primer consejo: localiza un técnico para estudiar tu licencia de apertura ANTES de comprometerte con cualquier local comercial.

Para empezar, es posible que la actividad que pretendes realizar en el local ni siquiera esté permitida urbanísticamente y que, en ningún caso, optes a una licencia de apertura. La segunda gran limitación es que la comunidad de propietarios del edificio en el que se encuentra el local tampoco permita tu actividad. ¿Imaginas el sofoco de descubrir esto DESPUÉS de firmar un contrato de alquiler?

Ahora bien, suponiendo que urbanísticamente tu actividad esté permitida y que la comunidad de propietarios tampoco se oponga, es muy probable que el local necesite ser adaptado a la normativa vigente en ese momento.

Las posibles obras de adaptación necesarias cubren aspectos tales como el control de incendios y el acceso para minusválidos, pero también hay que cumplir en materia de aislamiento térmico, evacuación de humos, aislamiento acústico, salubridad, climatización, ventilación y accesos. Éstos de hecho son sólo ejemplos de una larga lista de requisitos con los que tu local deberá cumplir; ¿has tenido en cuenta el coste derivado de las potenciales obras de adaptación que deberás acometer para adaptar el local comercial a normativa y conseguir por ende la licencia de apertura?

El asunto se complica más todavía puesto que la normativa y los requisitos para conseguir la licencia de apertura pueden variar significativamente según el municipio en el que te encuentres.

La licencia de apertura; algunas puntualizaciones

Queremos por ello hacerte algunas puntualizaciones que esperemos allanen el camino y que te sirvan para entender mejor el proceso de obtención de la licencia de apertura.

1.- Si la actividad de tu local es considerada por la ley como “inocua”, el proceso será más barato y rápido. Una actividad inocua es aquella que no provoca ni daños ni molestias a los vecinos o a los ciudadanos en general (una tienda de zapatos, por ejemplo).

2.- Si la actividad de tu local es considerada por la ley como “calificada”, quizá tengas que invertir más dinero y tiempo del que esperabas para conseguir la licencia de apertura. Una actividad calificada, en contraposición a la inocua, sí puede provocar molestias y hasta resultar peligrosa (un restaurante, por ejemplo), debiéndose eliminar los riesgos potenciales inherentes a dicha actividad.

3.- No se puede desarrollar actividad en el local hasta que sea concedida la licencia de apertura. Sin excepción.

4.- Has de tramitar la petición de licencia en la localidad en la que se vaya a instaurar el negocio.

5.- Para actividades inocuas y con carácter general, éstos son los documentos a presentar:

  • Planos de emplazamiento, planta y sección del local, con detalle de los elementos de control de incendios (extintores, salidas y luces de emergencia, etc.)
  • Documento que acredite la posesión del local (en arrendamiento o en propiedad)

6.- Para las actividades calificadas:

  • Relación de los vecinos colindantes al local comercial
  • Proyecto firmado por un técnico (un arquitecto, un arquitecto técnico o un ingeniero, por ejemplo) especializado y con competencia. En este proyecto se detallarán las medidas y actuaciones necesarias para adaptar el local comercial a las normativas detalladas anteriormente.

7.- Todo lo anterior aplica también en ampliaciones de locales y en traspasos.

Como conclusión, insistir en que estos consejos y recomendaciones están escritos pensando en la generalidad de la licencia de apertura. Cada circunstancia particular será diferente y requerirá acciones específicas. Es vital que te lleves de aquí un mensaje primordial; nunca asumas compromisos con el propietario de ningún inmueble hasta haber hecho la consulta pertinente con un técnico especializado.

¡Hasta pronto!