Entradas

The Edge

El edificio de oficinas más sostenible del mundo

Nuestra forma de trabajar se hace más flexible cada día que pasa. La mayor conectividad, el auge de las redes sociales y los relevos generacionales están impulsando —incluso diríamos que propulsando— un cambio en el workplace que provoca hasta cierto vértigo.

Las tabletas, los dispositivos móviles, las videoconferencias, las aplicaciones móviles, el almacenamiento en la nube, la realidad aumentada, la realidad virtual o la telepresencia, son todos avances tecnológicos que nos alejan del concepto tradicional de oficina, e incluso nos alejan de la oficina como tal; ¿en qué sentido?

En el sentido de que cada vez parece tener menos justificación invertir tiempo en desplazarnos hasta un edificio para trabajar en él, cuando virtual y digitalmente podemos trabajar e interactuar con compañeros y clientes, desde cualquier parte del mundo, sin movernos de casa.

Ahora bien, existen determinados edificios que, por sí solos, constituyen suficiente reclamo para que los trabajadores QUIERAN acudir a ellos diariamente. Se trata de edificios concebidos con la sostenibilidad por bandera y diseñados sin perder de vista en ningún momento las necesidades de los usuarios finales del espacio. Es el caso del edificio The Edge, en Ámsterdam, el edificio más sostenible del mundo —según BREEAM—, promovido por OVG Real Estate y ocupado actualmente por la firma de consultoría Deloitte.

El edificio de oficinas más sostenible del mundo; sabor holandés

Detallar todas las características técnicas de The Edge ocuparía decenas —quizá cientos— de páginas y no es nuestra intención realizar un análisis tan pormenorizado. Ahora bien, sí queremos darte algunas pinceladas de lo que sería trabajar en este inmueble, para que tú mismo juzgues si te compensaría adentrarte en el atasco matutino de todos los días, o en el congestionado transporte público suburbano, para pasar la jornada en The Edge.

  • Para empezar, NADIE tiene un puesto de trabajo fijo —una mesa, se entiende— en The Edge. El edificio de oficinas de oficinas más sostenible del mundo es el lugar de trabajo de 2.500 empleados de Deloitte pero, curiosamente, sólo hay en él 1.200 mesas de trabajo. Aplican el hot-desking más estricto para optimizar el uso del espacio.
  • ¿Cómo sabes dónde te vas a sentar? Desde una aplicación móvil, desde tu casa, eliges cómo quieres trabajar un día determinado. Puedes elegir entre trabajar en una sala de reuniones, en un puesto situado en un balcón, en el iluminado —y gigante— atrio, en una “sala de concentración” en un puesto sentado o en un puesto de pie (sí, de pie). En función de estas preferencias, la aplicación móvil te asigna un espacio para ese día.
  • Cuando llegas a la oficina —digamos que en coche— el control de accesos del edificio reconoce tu matrícula y Deloitte ya sabe que has llegado. Dispones de abundantes tomas de corriente para recargar la batería de tu coche eléctrico, si lo tienes.
  • Aterrizado en el puesto de trabajo asignado, las luces se gradúan solas, también en base a tus preferencias. El edificio sabe si te gusta una mayor o menor iluminación y si la prefieres más o menos indirecta. Esto es posible porque la iluminación es toda LED y se alimenta con cables de red Ethernet…
  • Hay grandes pantallas planas repartidas por todo el edificio y puedes emparejarlas fácilmente con cualquier dispositivo móvil u ordenador portátil.
  • La cubierta y fachada sur del edificio de oficinas más sostenible del mundo están cubiertas de paneles solares, los cuales producen energía suficiente para alimentar todo el edificio, los ordenadores, los teléfonos móviles e incluso recargar los coches de todos los empleados.
  • Durante el verano se calienta agua —cuando es más eficiente hacerlo— y se envía a un pozo que hay bajo The Edge, a más de 150 metros de profundidad. Allí permanece el agua, aislada térmicamente, hasta que llega el invierno y el agua es de nuevo bombeada hacia arriba, para calentar el edificio.
  • El agua de lluvia es recogida para aprovisionar las cisternas de todos los baños del inmueble.
  • E imagina que, finalizada tu jornada, desde la aplicación móvil pudieras elegir una receta de cocina para preparar en casa, y que en el mismo edificio se te preparara inmediatamente una bolsa para llevar, con todos los ingredientes necesarios; ¿realidad o ficción? Pura realidad.

No es de extrañar que, según la propia Deloitte, muchos trabajadores se quieran incorporar a sus filas, movidos casi exclusivamente por el deseo de trabajar en el edificio de oficinas más sostenible del mundo.

¿Y tú? ¿Cómo es tu oficina comparada con The Edge?

¿Qué es un Great Place to Work?

El pasado 31 de marzo en nuestra sección de noticias informábamos sobre el traslado de Coca Cola Iberian Partners en Barcelona. La compañía se muda desde Martorelles, acercándose a la sede central de la firma en Cataluña (Esplugues de Llobregat) y, a los efectos de este post nos ofrece un buen ejemplo para retratar lo que es un Great Place to Work.

Coca Cola es, según la empresa de investigación Great Place to Work, una de las mejores multinacionales para trabajar en Europa, situándose en el número 9 del ranking en este sentido. Por delante de ella encontramos, por riguroso orden descendente, las empresas NetApp, EMC, W. L. Gore & Associates, Admiral Group, Microsoft, SAS Institute, Mars y H&M. Todas se caracterizan por ser “lugares de trabajo excelentes”, según unos criterios determinados.

¿Pero cuáles son estos criterios? Más concretamente y centrándonos en lo que a nosotros nos puede interesar, ¿tiene algo que ver el aspecto inmobiliario de una oficina o negocio en la consecución de la etiqueta Great Place to Work?

Según la propia web de Great Place to Work, un lugar de trabajo excelente es aquel en el que uno confía en las personas para las que trabaja, está orgulloso de lo que hace y disfruta de las personas con las que trabaja. Ésta es la denominada por ellos, “visión del empleado”.

Existe también la “visión del líder o jefe”, la cual retrata un Great Place to Work como aquel donde los líderes logran los objetivos de la organización, donde las personas dan lo mejor de sí y en el que todos trabajan como un equipo, en un ambiente de confianza.

No pretendemos entrar en mayor detalle, pero todo lo anterior se mide, básicamente, mediante la realización de encuestas y evaluaciones a empleados y colaboradores, junto al análisis de los procesos y la cultura de la compañía. La etiqueta Great Place to Work goza de un prestigio significativo puesto que es una muy buena herramienta para la atracción y retención de talento.

De todo lo anterior se desprende intuitivamente que el diseño de una oficina, su configuración o su mobiliario sí guarda relación con el hecho de que una empresa sea considerada como un excelente lugar de trabajo. Aunque éstos sean aspectos que no necesariamente se aborden en las evaluaciones, es evidente que las condiciones físicas del lugar en el que se desarrolla el trabajo influyen mucho en lo que las personas dan de sí, en el buen ambiente, en el orgullo por la empresa o incluso en la confianza que sentimos hacia nuestros jefes. Veamos casos concretos.

Aspectos físicos del workplace que ayudan a ser un Great Place to Work

  • Abrir la oficina a la naturaleza. Introducir plantas en la oficina está demostrado que produce efectos positivos. Las plantas ayudan a limpiar el aire interior y amortiguan el ruido, dos factores claves para una mayor productividad.
  • Incrementar la iluminación natural. También es un hecho que la luz natural incrementa la alegría, disminuye el estrés e incluso nos hace ser más optimistas. Si la iluminación natural viene además acompañada de unas buenas vistas hacia el exterior, todavía mejor.
  • Aumentar el espacio colaborativo y facilitar el trabajo en equipo. Si una de las principales características de los Great Place to Work es que los empleados trabajen en equipo y que hasta les una un sentimiento de “familia”, ¿cómo se puede logar esto si cada uno trabaja aisladamente en su mesa o cubículo? Es vital que existan espacios donde poder reunirse y trabajar en grupo.
  • Inyectar algo de diversión, en su justa medida, claro está. Una mesa de ping-pong, un futbolín o una Xbox, para jugar en los descansos de las comidas, es una buena manera de fomentar el compañerismo y, si se nos permite la expresión, el buen rollo.

Llegado el final de este post, quizá sea el momento de valorar si tu empresa pudiera ser candidata a ser un excelente lugar de trabajo…

¿Qué es el workplace y cuáles son sus tendencias?

En el mundo de las oficinas se utiliza con alegría el término workplace, el cual, como muchos anglicismos, hemos incorporado a nuestro vocabulario de una manera muy natural. El propósito de la entrada de hoy es acotar bien el significado de dicha palabra y que termines de leer estas líneas con una idea clara de qué es el workplace, cuáles son sus tendencias y cómo pueden afectarte a ti. Empecemos pues por el principio.

Si lo traducimos literalmente del inglés, workplace significa “lugar de trabajo” por lo que, a priori, esta acepción no se circunscribe exclusivamente al mundo de las oficinas. Un lugar de trabajo puede ser también un laboratorio, una tienda, una fábrica o incluso la barra de un bar. Ahora bien, la realidad es que workplace se asocia comúnmente con el ámbito laboral cuyo desarrollo tiene lugar dentro de una oficina y no se refiere únicamente al espacio físico que se ocupa; workplace lo constituye el espacio, las personas que hacen uso de él y las relaciones existentes entre ellas.

El concepto workplace es utilizado por las empresas para atraer talento. Las compañías compiten entre sí por ser galardonadas como un “great place to work” y esto es cada día más importante en sus campañas de marketing interno y externo. Las firmas aspiran a que sus empleados confíen y se sientan a gusto en ellas, en la esperanza de que esto redunde en beneficio de todos. En resumidas cuentas, la mejora de las condiciones del workplace es entendida como un ingrediente fundamental para el incremento de la productividad de sus empleados. Y parece lógico:

Great workplace = empleados felices = clientes felices = mayores beneficios = empresa feliz

Es por ello fundamental estar atento a las tendencias que afectan al workplace e intentar adaptarse al cambio. Si efectivamente se pretende favorecer un ambiente de trabajo saludable (en todos los sentidos) en el que los empleados no se sientan desconectados de la empresa o desmotivados, hay que hacer un esfuerzo y mantenerse al día. Éstas son pues algunas de las tendencias del workplace que te afectan tanto si eres empleado como si eres empleador.

Los sistemas y herramientas serán cada vez más colaborativas

Teniendo en cuenta que los mercados se internacionalizan cada vez más y que también lo hacen las empresas, veremos un incremento de plataformas y sistemas que permitan a los empleados colaborar y trabajar en equipo, independientemente del lugar en el que se encuentren o la distancia que los separe.

La nube sigue creciendo

El uso de la nube para almacenar y gestionar información se ha consolidado en el ámbito doméstico, pero en el mundo de la empresa todavía queda camino por recorrer. A pesar de ello, son cada vez más las compañías que abandonan el uso de servidores locales y apuestan por servidores externos gestionados por terceros. Ello favorece además la colaboración entre unidades de negocio deslocalizadas, tal y como describíamos en el punto anterior.

El workplace en sí, se transforma

En este punto sí que nos referimos al espacio físico y éste está experimentando cambios drásticos. Se sigue abandonando el modelo de cubículos con empleados aislados entre sí en favor de conceptos de espacio más diáfanos en el que todos interactúan y se relacionan.

Los avances en materia de comunicación y telefonía reducen también las necesidades de espacio de algunas empresas, puesto que no es tan necesario acudir al lugar de trabajo para realizar el trabajo, valga la redundancia. En el futuro no se tratará tanto de estar “presente” sino de estar “conectado”.

Las reuniones presenciales pierden fuelle

¿Por qué desplazarme hasta la oficina para asistir a una reunión con el departamento comercial de mi empresa cuando puedo conectarme con videoconferencia? Esta tecnología se integrará cada vez más con el mundo empresarial y se popularizarán sistemas como la “tele-presencia” de Cisco, pionera en este mercado.

 

Como conclusión, es interesante apuntar que en todas las tendencias subyace la necesidad de colaboración como motor de cambio del workplace. Las empresas se globalizan cada vez más y buscan la conexión ENTRE sus empleados y CON sus empleados. Se aspira a que el lugar de trabajo no sea una fuente de frustración o de descontento, sino más bien al contrario. La buena conciliación de la vida laboral y la personal es cada vez más prioritario para muchas empresas, lo cual es motivo de alegría para todos; ¿no te parece?