l futuro del sector inmobiliario tras el brexit y las elecciones

¿A qué se debe el auge de las SOCIMI en los últimos años? Ventajas de crear una

La creación de SOCIMI ha experimentado en España un boom inesperado en los últimos años. Las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario son un tipo de sociedad creada por la Ley 11/2009, como respuesta a la mala situación del sector, para favorecer el mercado del alquiler inmobiliario mediante beneficios fiscales. Y facilitando el acceso a los particulares a pequeñas inversiones mediante acciones.

En los últimos años, son muchas las empresas que han optado por crear una, lo que ha provocado una trayectoria creciente en las estadísticas sobre las SOCIMI. Este auge se debe, en parte, al cambio de regulación en 2012, que aportaba más beneficios fiscales a las sociedades, pero también, al boom de los alquileres vacacionales y de oficinas. Aprovechando los precios a la baja de los inmuebles por la crisis, estas sociedades han sabido aprovechar el momento para adquirir inmuebles y rehabilitarlos para usarlos como residencias vacacionales y oficinas, debido a la gran rentabilidad que suponen.

La recuperación económica ha propiciado la creación de empresas, lo que ha facilitado el aumento de alquileres de oficinas. Además, la sensación de seguridad que se vive en España, frente a otros destinos, así como los precios y el clima, la han catapultado a los primeros puestos del ranking de destinos turísticos, lo que ha hecho crecer la demanda de viviendas turística

Beneficios de crear una SOCIMI

Las SOCIMI suponen una gran ventaja tanto para los que la crean como para los que invierten en una de ellas. En primer lugar, cabe destacar que tributan a un tipo especial del 0% en el Impuesto de Sociedades. Además, cuentan con una bonificación del 95% en el ITP por la compra de viviendas y terrenos destinados al arrendamiento. Por otro lado, estarán exentas del ITPAJD para operaciones de creación y aumento del capital social, así como las donaciones no dinerarias hechas a nombre de la sociedad.

Pero las SOCIMI, también suponen un atractivo para pequeños inversores debido a sus beneficios respecto a la inversión directa. El principal aliciente es su liquidez, es tan fácil invertir como desinvertir, al contrario que en la compra-venta, donde se depende de terceros y la oferta y la demanda. Otra ventaja es la gestión profesional de la inversión, ya que las SOCIMI están gestionadas por especialistas en el sector, por lo que, las inversiones son más seguras. Además, al diversificar la inversión, se actúa con mucho menos riesgo, ya que, al invertir en la sociedad, no en un inmueble concreto, se evita el riesgo que supone adquirir una vivienda que puede sufrir una caída en su valor, o incidentes varios.

Como se puede observar, este tipo de sociedad inspirado en el modelo anglosajón de las REIT, supone grandes ventajas, por lo que se prevé que el auge siga en alza.