Pasos a seguir para poner en marcha los locales franquiciados

Las franquicias, tanto para locales comerciales como de hosteleria, son una gran oportunidad para emprendedores con poca capacidad de inversión, ya que, tienen un modelo de negocio exitoso y consolidado. Además, los franquiciados no necesitan invertir en promoción, papelería o marketing, ya que, de eso suele encargarse la empresa franquiciadora. En la actualidad muchas empresas de éxito deciden adoptar este modelo para expandirse, por eso, es importante conocer los pasos a seguir para franquiciarse, ya que es una buena oportunidad para emprender.

Fases a cumplir en el proceso de apertura de locales franquiciados

Para tener éxito hace falta realizar un buen plan de acción con los pasos a seguir, además de informarse bien de las oportunidades y franquicias que hay y pueden ser rentables.

  1. Contacto y acuerdo con la franquicia

​Una vez se ha estudiado la viabilidad de todas las opciones y se ha tomado una decisión, se procederá a reunirse con la empresa fanquiciadora para presentar el proyecto y evaluarse mutuamente. Si se llega a un acuerdo, se deberá firmar un precontrato en el que la empresa franquiciadora reservará una zona para el franquiciado mientras este pone a punto el local. Además, este deberá pagar una parte del canon por el uso de la marca, que se terminará de abonar en la firma del contrato final.

  1. Encontrar local para la franquicia

Usualmente, la central dará instrucciones al franquiciado para la elección idónea del local, qué espacio deberá tener y en qué lugar de la ciudad es mejor abrir. Una vez el franquiciado haya visitado varios, tendrá que presentar a la empresa franquiciadora sus favoritos para tomar una decisión. En algunos casos, la central contrata directamente un local para el franquiciado, ahorrándole así, mucho tiempo.

  1. Planificando la financiación de la franquicia

Si no se cuenta con los fondos suficientes, será necesario pedir un préstamo para pagar todos los gastos que se producirán antes de la apertura. Muchas franquicias suelen tener acuerdos con entidades bancarias con beneficios para los franquiciados, de esta forma, consiguen créditos menos exigentes y con más garantías. De todas formas, es recomendable emprender esta aventura con un colchón de dinero propio para no depender totalmente del banco.

  1. La firma del contrato definitivo

Si ya se ha conseguido superar todos los pasos anteriores, se puede decir que el franquiciado está capacitado para la apertura de su nueva franquicia. En este punto, el franquiciado y la central deberán firmar el contrato definitivo, en el que constará la identificación de ambas partes, el contrato de arrendamiento del local y la liquidación completa del canon de entrada.

Una vez completado todo esto se puede comenzar a trabajar duro para ganar dinero, y quién sabe, en un futuro crear una franquicia propia.