Optimizar el espacio en oficinas abiertas o cerradas

La organización y el aprovechamiento del espacio son aspectos esenciales a la hora de diseñar una oficina, ya sea un lugar de trabajo en el que se atiende al público o uno en el que solo los trabajadores tienen acceso.

Hay muchos tipos de oficinas, dependiendo de la labor que en ella se realice, su número de empleados o de clientela potencial, los metros con los que cuente, etc.

Debemos atender a múltiples variables para conseguir un equilibrio perfecto entre estética, funcionalidad y comodidad del espacio de trabajo, favoreciendo así un buen ambiente laboral y un fomento de la productividad que se verá reflejado en las cuentas de la empresa.

Aspectos esenciales del diseño de oficinas

Factores como una buena iluminación, la elección de los colores adecuados en las paredes y mobiliario de cada espacio, la existencia de zonas de descanso o la ergonomía de los asientos convertirán nuestra oficina en un espacio agradable. Algo de suma importancia, pues es el lugar donde pasamos buena parte del día.

A la hora de buscar una mejor optimización del espacio de la oficina es esencial el papel del mobiliario. Debemos exigirle que se adapte perfectamente a las actividades que se desempeñen, que pueden ser diversas dependiendo, por ejemplo, de si se trata oficinas abiertas o cerradas al público, lo que implica una u otra distribución y una mayor o menor necesidad de amplitud en las zonas de paso.

Los muebles han de ser sólidos para asumir la carga de trabajo diario constante, versátiles para ser capaces de asumir cualquier cambio que se produzca en la oficina, de una estética limpia que favorezca la concentración y, desde luego, funcionales, para beneficiar en todo momento el cumplimiento de las tareas y facilitar el mantenimiento del orden.

Hoy en día, cualquier oficina cuenta con escritorios donde se desarrolla gran parte del trabajo. La importancia de las telecomunicaciones hace imprescindible la presencia de un ordenador y, posiblemente, otros equipos electrónicos, lo que convierte en vital que las mesas cuenten con el espacio suficiente dedicado a la computadora y a todo el cableado que conlleva. Un buen sistema de conectividad que facilite la alimentación eléctrica y mantenga los cables a raya será un valor seguro a la hora de optimizar el espacio de un despacho.

Las estanterías, armarios y cajoneras serán aliados perfectos para garantizar el espacio de almacenamiento y ayudar a mantener el orden en las zonas de trabajo activo.

Las nuevas tendencias en el diseño de oficinas tienden a primar los espacios abiertos, sin barreras físicas ni espacios jerarquizados y donde el flujo de personas sea natural. Esto favorece ampliamente al aprovechamiento del espacio, pues lo libera de tabiques y cubículos.

Estas son algunas de las claves para hacer un uso eficaz de nuestra oficina y conseguir un espacio de trabajo óptimo.