Diferencias entre Industrial y Logística. Hacia dónde evoluciona el sector

Diferencias entre Industrial y Logística tendencia del sector. Aunque puedan parecer lo mismo, no lo son. Las naves industriales están destinadas a actividades productivas y de fabricación, las naves logísticas se limitan al almacenaje.

Los diferentes tipos de actividad condicionan las características requeridas para cada tipo de inmueble, de este modo las naves industriales se caracterizan porque no requieren mucha altura y precisan de portones a nivel de calle para facilitar el acceso a la nave. Sin embargo, en las naves logísticas, al ser el almacenaje su única actividad, la altura a la que podamos almacenar es crítica ya que, a mayor altura, mayor capacidad de almacenaje y por tanto menor repercusión €/m2. En cuanto a los accesos a la nave, los inmuebles logísticos requieren muelles, portones elevados, donde se acopla la caja del trailer y facilita y reduce los tiempos de la descarga de mercancías.

Desde la crisis económica sufrida en 2008, ha sido mucho el tejido industrial destruido en nuestro país. Cientos de industrias tuvieron que cerrar, regenerar este tejido creado por varias generaciones no es sencillo, ni rápido. Por otro lado, la competencia de países como China y Marruecos con mano de obra más económica dificultan más si cabe esta tarea. Y, en este sentido, la logística en definitiva va ganando claramente cuota al sector industrial.

El ecommerce es un claro ejemplo de la evolución, de la tendencia hacia la nave logística en detrimento de la industrial. Hace unos años en las naves logísticas almacenábamos mercancías que luego se trasladaban a las tiendas y desde allí a nuestros hogares, con la potente irrupción del ecommerce y sus crecimientos constantes hemos transformado las naves logísticas en grandes tiendas con un coste muy bajo desde donde cuando el cliente realiza un compra se expide directamente la mercancía hasta el lugar que indica el consumidor.

Ferias inmobiliarias en España para el año 2016

El sector inmobiliario es en la actualidad uno de los más importantes en España, con tendencias en aumento. Precisamente para dar a conocer las numerosas opciones que salen en el mercado existen distintas ferias inmobiliarias como el SIMA en Madrid.

Ferias internacionales del sector inmobiliario

– SIMA. Del 21 al 23 de octubre, el Salón inmobiliario internacional de Madrid abre sus puertas en el Ifema Feria de Madrid. Esta feria internacional es una de las más importantes en nuestro país y ofrece una gran variedad de opciones de vivienda nueva y de segunda mano. También cuenta con ofertas no residenciales, de ámbito industrial, comercial, oficinas y locales, así como naves y adquisición de suelo. En cuanto a los servicios, ofrece información sobre financiación, certificados energéticos, interiorismo, reformas o valoración de inmuebles.

– FIVA, feria inmobiliaria de Valladolid 2016. Es otro evento ineludible para el sector inmobiliario de este año, y los interesados pueden visitarla entre los días 7 y 9 de octubre. Aquí, tanto profesionales como particulares pueden conocer a los grandes referentes del sector y descubrir las numerosas oportunidades de financiación e inversión en productos y servicios inmobiliarios de todos los tipos. Abarca, además de las viviendas, locales comerciales, parkings, oficinas…

– Salón Inmobiliario de Barcelona o Barcelona Meeting Point 2016. Se celebra entre los días 19 y 23 de octubre en Fira Barcelona, Montjuic. En este encuentro anual se dan cita los promotores inmobiliarios, entidades financieras, constructoras, arquitectos, ingenieros… más importantes del país. El objetivo principal es dar a conocer los grandes proyectos inmobiliarios, pero también podremos encontrar entidades que ofrecen financiación para invertir en distintos proyectos ya concluidos.

– SIMed Málaga. El Palacio de Ferias y Congresos de Málaga celebra entre el 11 y el 13 de noviembre su Salón inmobiliario del Mediterráneo para reducir el stock de viviendas de la zona de la Costa del Sol y Málaga, por lo que ofrece grandes oportunidades en el sector. Entre las opciones que incluye están, además de inmobiliarias, viviendas de primera y segunda mano, estudios o lofts y también oficinas, solares y locales comerciales de todos los tipos para el desarrollo de actividades profesionales.

– Feria de la vivienda y la decoración de Aragón. Este Salón Inmobiliario organizado entre el 11 y el 13 de noviembre en la Feria de Zaragoza es el mayor evento inmobiliario de todo Aragón. Aquí se puede acceder a todo tipo de opciones del sector donde se incluyen desde viviendas, pasando por naves industriales, hasta inmuebles destinados a empresas y oficinas.

Estas son solo algunas de las citas ineludibles para los profesionales y particulares que quieran conocer lo último en el sector inmobiliario en España. Una oportunidad de oro para adquirir las mejores ofertas con una financiación irrepetible.

Nave industrial, espacio para todo

Las naves industriales pueden ofrecer posibilidades de generar ingresos más allá de los usos habituales que conocemos.

Usos complementarios

Entre los usos que permite generar ingresos de forma complementaria a la actividad habitual para las que fueron concebidas, podemos encontrar varios como el alquiler de las cubiertas, los espacios de oficinas o la fachada.

Se puede alquilar espacio sobre las cubiertas para ubicar antenas de telefonía móvil, estaciones meteorológicas o medidoras de contaminación, o se pueden colocar placas fotovoltaicas.

Se pueden alquilar los espacios de oficinas o de nave no utilizada, a otras empresas.

Se pueden alquilar las cubiertas, paredes y demás elementos arquitectónicos de la nave, como soporte para elementos publicitarios (carteles, pantallas de vídeo o murales de gran tamaño).

Usos alternativos

Una nave, sea una antigua factoría o un almacén, suele ser un espacio que cuando se encuentra en un lugar céntrico permite tener un uso que va más allá del planteado cuando fue diseñada en su origen.

En edificios monumentales, con cierto interés histórico, se pueden encontrar antiguas estaciones de tren en desuso reconvertidas en polideportivos (como la Estación del Norte, en Barcelona) o centros comerciales (Príncipe Pío, en Madrid), antiguas fábricas que ahora son salas de espectáculo, oficinas y centros cívicos, y antiguos mercados mayoristas de abastos que han pasado a ser centros culturales (mercado del Born en Barcelona).

También existen naves que pasan más desapercibidas y que permiten disponer de espacios que se pueden alquilar para el desarrollo de actividades tales como eventos deportivos, conciertos, representaciones teatrales, mercadillos, exposiciones, ceremonias religiosas y eventos sociales.

Igualmente, muchas empresas han reconvertido sus naves industriales o sus almacenes en oficinas o en archivos, sea para ellas mismas o para su alquiler a terceros.

Por su discreción, se suelen utilizar como centros de datos, para la localización de servidores informáticos o como oficinas de respaldo para situaciones de crisis de sedes corporativas o de localización de centros de caja para grandes empresas y entidades financieras.

Si las regulaciones urbanísticas del lugar lo permiten, las naves pueden también usarse como viviendas que reciben la denominación de “loft”, por lo que se pueden obtener ganancias por la división y posterior alquiler o venta del espacio.

Muchos anuncios publicitarios y películas han sido rodados en este tipo de naves, por lo que alquilar estos espacios para este fin es una fuente de ingresos que se ha de tomar en consideración.

Como se puede ver, hay muchas opciones para obtener rentabilidad de las naves, sea complementando una actividad industrial, dándole nuevos y diferentes usos, o poniendo a disposición de terceros los edificios e instalaciones para la generación de ingresos mediante su alquiler.

El almacenaje en las naves logisticas e industriales

El almacenaje en las naves logísticas e industriales

El almacenaje en las naves logísticas e industriales resulta decisivo para el éxito o la rentabilidad de la inversión realizada en la compra o alquiler de la nave. Pero, para conseguirlo, es preciso y necesario llevar a cabo unas técnicas de almacenamiento que permitan optimizar el rendimiento de cada milímetro de nuestra nave.

 

Beneficios de una óptima organización

 

Son muchas las ventajas que un buen sistema de almacenaje en una nave nos puede proporcionar. El primer beneficio que nos ofrece un correcto orden es un absoluto control sobre el stock existente en nuestra empresa, así como una mayor y más rápida accesibilidad al mismo. Gracias a la disposición de las estanterías, de diversas formas y diferentes tamaños, resulta muy cómoda la colocación de todo tipo de elementos, por lo que ahorraremos mucho tiempo a la hora de buscar cualquier artículo o materia que sea precisa. Está claro que la búsqueda será más sencilla cuando todo esté colocado en orden.

Si en una nave industrial se emplea muy poco tiempo en la búsqueda de un elemento, el operario que está inmerso en esa tarea dispondrá de más tiempo para realizar otro tipo de gestiones que sean requeridas en la nave o en las oficinas. En consecuencia, se podría decir que en una nave perfectamente estructurada conseguiríamos aprovechar más y mejor todos los recursos humanos de los que disponemos.

Por lo tanto, si todos los trabajadores realizan sus funciones en un espacio ordenado, ahorrando tiempo, muy posiblemente estos se convertirán en piezas clave del aumento de la productividad de la empresa. Pero este aumento no solo es debido a que existe tiempo para realizar más tareas, sino que el resultado es también un mejor ambiente de trabajo cuando la nave está bien organizada y no se obliga a los trabajadores a andar sin cabeza de un lugar a otro.

En definitiva, son muchos los ahorros que se pueden generar gracias a un perfecto orden en una nave industrial o logística y que pueden traducirse en beneficios en múltiples aspectos. Existen numerosos sistemas de orden en naves industriales y logísticas pero lo más importante es que estos los gestionen y lleven a cabo verdaderos profesionales, puesto que son muchas las pérdidas o los beneficios que podemos perder o ganar gracias al sistema que se implante en una nave.

Implantar este tipo de sistemas no es una tarea fácil y sencilla ya que no es posible que cualquiera lo ejecute. Es una cuestión que resulta seria, organizar el almacenaje de naves industriales y logísticas debe ir cogido de la mano de un profesional. Entre otras razones porque también debemos contar con la integridad física de todos los trabajadores.

La sostenibilidad de una nave logística

La sostenibilidad de una nave industrial o logistica se está convirtiendo en un criterio a tener encuenta a la hora de proceder a realizar nuevas construcciones de estas relevantes infraestructuras.

La crisis que se ha atravesado desde 2008 ha pasado factura al sector industrial español, lo cual seha notado también en el deterioro de unas infraestructuras ya de por sí un tanto anquilosadas. Sin embargo, hay empresas que han optado por no demorar su puesta al día en materia de instalacionesy se han lanzado a la construcción de sus naves industriales y logísticas sostenibles.

Al fin y al cabo, se trata de una inversión que va a producir un evidente retorno, en términos de

ahorro energético y Responsabilidad Social Corporativa (beneficios indudables de imagen para la empresa por proteger el medio ambiente e integrarse en el entorno).

Algunas empresas pioneras españolas ya están poniendo en marcha sus naves industriales y

logísticas sostenibles, pero aún son minoritarias, por lo que es posible afirmar que esta política de instalaciones continúa siendo una asignatura pendiente.

Los criterios en los que se fundamentan las naves industriales y logísticas sostenibles

A grandes rasgos, es importante que las empresas reduzcan su impacto ambiental, es decir, su

huella de carbono. Por otro lado, esta política eco-friendly se traduce en medidas e indicadores concretos que implican que una actividad sea respetuosa con la naturaleza.

A continuación, se señalan las bases características de las naves industriales y logísticas sostenibles.

Reutilización de las aguas pluviales, lo que favorece un ahorro notable.

Uso de vegetación endémica (menor impacto ambiental y ahorro en términos de mantenimiento).

Colocación de placas fotovoltaicas en las cubiertas de los almacenes (tanto mediante instalación aislada como por medio de una conectada a la red).

–  Aislamiento térmico que implique el cumplimiento de las normativas vigentes, la seguridad de las personas y los criterios de eficiencia energética.

–  Iluminación mediante luminarias de bajo consumo o LED.

Build local, lo que conlleva la colaboración en materia de construcción con empresas de la zona, las cuales generan menor contaminación con sus transportes.

Por otro lado, quienes estén iniciándose en la preparación de estos modelos de instalaciones han de saber que pueden recurrir a un certificado de sostenibilidad, que sirven para atestiguar la calidad y las características de la adaptación eco-friendly de la infraestructura en cuestión. Entre los certificados de sostenibilidad, destacan los siguientes: LEED (Estados Unidos), BREEAM (Reino Unido), HQE (Francia), DGNB (Alemania) y VERDE (España).

En definitiva, vale la pena apostar por la construcción de naves industriales y logísticas sostenibles, ya que también permiten ofrecer una renovada imagen de marca (en términos de branding) y poner en valor una innovación tanto funcional como estética.

¿Cómo elegir una nave logística?

Cuando se crea una empresa o en el momento de adquirir nuevos espacios para ella, es
imprescindible dedicar tiempo y atención a analizar las características de la nave a elegir en función
de las necesidades de la empresa.
Características a tener en cuenta para elegir una nave
industrial o logística
Entre las características que hay que tener en cuenta encontramos la ubicación. El tener prisa por
encontrar una nave o elegir pagar un precio más barato para ahorrar costes puede hacer que se elija
una nave que no beneficie a la empresa.
Así, es interesante:
– Elegir una nave próxima a proveedores y/o a suministros de servicios básicos.
– Contar con buenas conexiones para el transporte, para ello hay que analizar qué tipo de transporte
es el más importante para la empresa.
– Tener en cuenta dónde reside la mayor parte de la plantilla.
– Calcular costes de desplazamientos en general.
Otros aspectos son el tamaño y determinadas características físicas de la nave. Aunque a simple
vista pueda parecer que determinada nave industrial es suficiente para la empresa, tenemos que
pensar más a fondo:
¿Necesita la empresa una nave logística o una nave industrial simple? Aquí es donde evaluamos si
se necesitan una o varias oficinas, el tamaño de las mismas, la distribución del interior, si ha de tener
muelle de carga para los tráileres o un espacio menor de simple aparcamiento?
¿Precisa la nave algunas características especiales debido al tipo de mercancía? Por ejemplo, en
caso de ser mercancía congelada, necesitaremos que la nave disponga para su uso de
congeladores, así como de generadores para casos de emergencia. Si nos equivocamos, se corre el
riesgo de que los costes se eleven, se olvide algún aspecto con el que no se había contado, etc.
Según el uso para el que se requiera y las dimensiones de la empresa, así será el tamaño de la nave
industrial. Es importante tener en cuenta su altura: que aproveche al máximo las capacidades de la
maquinaria, con una correcta distribución de las estanterías, para optimizar los metros cuadrados que
ofrece la planta.
Los aspectos físicos a tener en cuenta son:
– Una valla perimetral consistente que aporte seguridad.
– Puertas de acceso motorizadas para el acceso del transporte.
– Una distancia de las puertas a la valla perimetral de 35 metros si el transporte se dispone en
horizontal y 25 metros si se dispone en diagonal.
– Un radio de giro en las esquinas de 10 metros.
– Un suelo que, aparte de resistir cargas pesadas, posea juntas de dilatación que aumenten su
resistencia y durabilidad.
– Una cubierta bien aislada para proteger la mercancía y los trabajadores.
– Un sistema de evacuación fluvial.
Teniendo en cuenta estos factores, seguro que acertamos en la elección de una nave industrial.

Ecommerce: distribución en el centro de las ciudades

Ecommerce: distribución en el centro de las ciudades

La distribución de mercancías en el centro de las grandes ciudades se ha convertido en un problema
para comercios grandes y pequeños en el que el ecommerce, con sus ventas online y entregas
puerta a puerta, representa ahora mismo una amenaza latente.
A diferencia de otros países europeos, las ciudades españolas se han poblado en los últimos años de
grandes centros comerciales que se han situado invariablemente en las periferias. Bajo ese esquema,
la logística de las distribuciones de mercancías ha funcionado bien para garantizar los
abastecimientos de los productos.
El problema ha surgido cuando las grandes cadenas de ventas han buscado recuperar los
abandonados centros de las ciudades con tiendas de proximidad más pequeñas. Es lo que se ha
dado en llamar el ‘Efecto Mercadona’. Un fenómeno que ha creado un incremento del movimiento de
mercancías en espacios comerciales abiertos de los centros urbanos que son clave para las nuevas
estrategias de ventas de marcas. Son los casos de las tiendas de Corty, Carrefour Express,
Decathlon o la misma Mercadona.
Solo en Madrid acceden cada día laborable a la ciudad no menos de 12.000 camiones con
mercancías y se realizan 43.000 operaciones de descargas. Muchas de ellas en el congestionado
centro con lo que supone para la interferencia del tráfico rodado, para el bloqueo de calles o para los
estacionamientos en zonas no permitidas. Se trata de una congestión por descargas no planificadas
que tienen lugar a las mismas horas e, invariablemente, en los mismos lugares.
Este problema puede complicarse aún más, si el incremento de las ventas de los ecommerce sigue
multiplicándose como hasta la fecha. A diferencia de los grandes del comercio, las ventas de las
tiendas online, que ni siquiera necesitan de comercios físicos, llevan los productos a través de rutas
de reparto con entregas en menos de 24 horas directamente al domicilio de los compradores.
Se trata de un flujo de ventas no convencional para el que se habrán de crear nuevas plataformas de
distribución urbana flexibles y con capacidades para absorber picos de entregas como los de las
fechas clave de las Navidades, pero que también habrán de ser rentables para sus gestores. Sus
soluciones habrán de llegar con remedios de choque efectivos bajo el brazo que racionalicen los
servicios de reparto de mercancías.
Ese es el futuro y la solución más viable para la explosión de las ventas de los ecommerce que se
avecina.

Amazon los entresijos de sus centros logisticos

Amazon; los entresijos de sus centros logísticos

Hace escasos días publicábamos la noticia de que Amazon ha elegido Madrid para su nuevo Centro de Desarrollo de Software. Éste se localizará en AZCA y hasta la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, se ha congratulado públicamente de que la compañía estadounidense haya elegido nuestra capital para desde aquí dar servicio y soporte técnico a varias de sus otras localizaciones europeas.

Lo cierto es que Amazon es uno de los operadores de internet más relevantes a nivel mundial desde el punto de vista inmobiliario, por la sencilla razón de que es un gran usuario de espacio. Como toda empresa, necesita de una cierta dotación de espacio para oficinas.  Próximamente, empezaremos también a ver librerías físicas de Amazon en centros urbanos y centros comerciales y, en último lugar, es innegable su protagonismo en el ámbito logístico.

Es paradójico que la empresa que ha hecho cerrar tantas librerías, debido al empuje arrollador de su modelo de negocio online, ahora se decante también por el patrón de consumo tradicional de compra en tienda, pero la explicación es sencilla. Muchas de estas tiendas serán meras plataformas de recogida para usuarios que hayan realizado una compra por internet y que no quieran esperar a recibir el artículo por correo postal.

Pero donde Amazon ha adquirido mayor relevancia inmobiliaria ha sido en el terreno del espacio logístico. Cuando esta empresa decide implantar su centro en un determinado país, la noticia es acogida con entusiasmo y no son pocas las facilidades que se le brindan para en efecto conseguir atraer la inversión. En San Fernando de Henares existe ya una gran plataforma y muy pronto tendremos otra en Barcelona.

Para mayor interés, Amazon es líder en desarrollo tecnológico y ya empieza a jugar con la idea de realizar entregas mediante drones. Esto no nos debe extrañar, teniendo en cuenta que el máximo responsable de la empresa, Jeff Bezos, está también al frente de Blue Origin, compañía aeroespacial de capital privado que pretende abaratar y popularizar los viajes al espacio para particulares y empresas.

Hoy nos preguntamos qué pasa exactamente dentro de sus centros de distribución y qué papel juega la tecnología en todo ello; ¿qué sucede desde que confirmo mi compra online en Amazon hasta el momento en que recibo el pedido en mi casa?

Amazon; lo que el ojo no ve

  • Cuando realizas tu pedido a Amazon, éste se envía directamente al terminal móvil de un trabajador del centro de distribución que corresponda. Dicho terminal indica al operario dónde debe dirigirse para recoger el producto.
  • Localizado el producto, el empleado lo escanea y lo coloca en una cesta de carga. Escanea también la cesta (para asociar el producto a la cesta) y la coloca sobre una cinta transportadora o sobre un robot, que lleva el producto a preparación de envíos.
  • Los robots se llaman “Kiva Robots”, y fueron desarrollados por una empresa llamada “Kiva Systems”, posteriormente adquirida por Amazon. Hoy se llama Amazon Robotics.
  • A continuación, los envíos son preparados y empaquetados manualmente por “empaquetadores”, en una caja cuyo tamaño es calculado automáticamente por un algoritmo.
  • Los empleados de los centros de distribución necesitan estar en forma debido a que pasan la mayor parte del día de pie y a que deben poder levantar cargas de hasta 25 kilos de peso. Dependiendo también de su puesto o cargo, pueden llegar a caminar hasta 20 kilómetros diarios.
  • Algunos empleados se han quejado de que las distancias son tan grandes que los tiempos de descanso se desperdician simplemente entrando y saliendo de las zonas de trabajo.

Como conclusión, podríamos decir que en los centros logísticos de Amazon la tecnología está presente, pero también que hay mucha mano de obra. Existe un cierto nivel de “caos organizado” que hoy día es la clave de que los productos que compramos lleguen tan rápidamente a nuestros hogares, algo en lo que la empresa se esfuerza por mejorar continuamente.

En su empeño por reducir los plazos de entrega, lo próximo será el “Amazon 30 minute delivery” y es probable que los robots ganen rápidamente más peso, en detrimento del factor humano, mal que nos pese.

Pero lo que sí está claro es que, ante el auge del comercio electrónico, la demanda de espacio logístico seguirá imparable.

¿Qué son las cubiertas verdes?

¿Qué son las cubiertas verdes? ¿Son una moda pasajera o verdaderamente cumplen una función que justifica su incorporación a naves logísticas, edificios de oficinas y centros comerciales? ¿Las cubiertas verdes tienen cabida en las estrategias de property management de propietarios e inversores de todo tipo de inmuebles?

La explicación de lo que son las cubiertas verdes —o cubiertas vegetales— es bien sencilla; imagina que escapas a la azotea del edificio de oficinas en el que trabajas para tomar el aire y que, en lugar de las habituales máquinas de aire acondicionado e instalaciones, topas con un bonito y frondoso jardín, con su correspondiente hierba, sus arreglos florales e incluso con sus poblados árboles. Si te sucede algo parecido, habrás dado con una cubierta verde y ésta no habrá brotado allí por casualidad.

Las cubiertas vegetales existen por las razones que exponemos a continuación, razones que tienen mucho que ver con el ámbito de la sostenibilidad y la eficiencia energética en edificios de toda tipología.

Cubiertas verdes en inmuebles; ¿por qué?

  • Para empezar, no hace falta recurrir a argumentos muy técnicos para justificar la existencia de un jardín en la cubierta de un edificio; ¿por qué no ofrecer a los inquilinos de un inmueble un espacio de ocio y esparcimiento al aire libre, sin que necesariamente deban bajar a la calle? ¿No crees que la lógica tras ello es aplastante? Los tejados suelen ser superficies infrautilizadas que, bien aprovechadas, aportan gran valor añadido al edificio.
  • Las cubiertas verdes, por definición, ayudan a reducir los gases de efecto invernadero. Los árboles y plantas absorben dióxido de carbono y sirven como filtro natural del aire que respiramos.
  • Las cubiertas verdes ayudan a reducir algo que se denomina como el efecto “isla urbana de calor”. Al reducir el número de superficies reflectantes de la cubierta del edificio —superficies de máquinas, metales y recubrimientos— es más fácil que el calor se disipe, en lugar de reflejarse en todas direcciones. La temperatura de las ciudades disminuiría drásticamente si se popularizara esta práctica.
  • Las cubiertas verdes retienen el agua de lluvia y ayudan a paliar los efectos de inundaciones o lluvias abundantes.
  • Son una manera excelente de aislar térmicamente los edificios. En verano, reducen la necesidad de uso del aire acondicionado y en invierno aíslan muy bien del frío y reducen el consumo energético necesario para calentar el interior de los inmuebles.
  • Según un estudio de la Escuela Técnica de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural de la Universitat Politècnica de València, se puede ahorrar entre un 20 y un 50 por ciento del consumo requerido para enfriar un edificio gracias al uso de las cubiertas verdes.
  • Del mismo modo que las cubiertas verdes protegen térmicamente, también son una buena barrera frente a todo tipo de inclemencias meteorológicas. Protegen del viento, la erosión y en general, del desgaste. Ello conlleva un menor gasto en mantenimiento y reparación de los elementos que de otro modo quedarían más expuestos o desprotegidos.
  • No se puede negar que las cubiertas verdes aportan un valor añadido de responsabilidad social corporativa, cada vez más apreciado por usuarios e inversores. Las empresas gustan de iniciativas que hacen más productivos a sus empleados y que las ponen más en contacto con el medio natural.
  • Las cubiertas verdes ayudan a la biodiversidad, ofreciendo cobijo, comida y protección para las abejas. Recordemos que las abejas son imprescindibles para la polinización y que están desapareciendo rápidamente de los centros urbanos.
  • Aunque no sea su función principal, las cubiertas verdes son también susceptibles de aprovechamiento como huerto urbano.
  • Las cubiertas vegetales pueden ser un arma adicional de los departamentos de recursos humanos para atraer talento a sus empresas. En el mundo de hoy día, los tradicionales modelos de trabajo encorsetados están perdiendo la batalla frente a las nuevas tendencias del workplace. Espacios tales como las cubiertas verdes, muy susceptibles de ser empleadas como zonas de reunión y trabajo informal o colaborativo, cada vez son más apreciados.

Es posible que en la azotea de tu edificio exista un jardín y que todavía no lo sepas; ¿por qué no lo averiguas? En el más que probable caso de que no sea así, ¿por qué no propones su instalación a los propietarios del inmueble?

Qué es el “crossdocking” y cómo me afecta a mí

¿Qué es el “crossdocking” y cómo me afecta a mí?

Estamos muy mal acostumbrados a la velocidad y a la inmediatez. Queremos que se responda rápidamente a nuestros emails o WhatsApp. Demandamos que nuestras comunicaciones sean instantáneas y somos muy exigentes con la velocidad de nuestro ADSL. En términos generales, aborrecemos las esperas innecesarias, sean por el motivo que sean. Y con el auge del comercio electrónico, una de nuestras mayores frustraciones es comprar un artículo por internet y sufrir la espera interminable de 48h que promete el remitente. Amazon pretende aliviar este tipo de males con el uso de drones, pero no ahondaremos en ello; hoy queremos hablar del crossdocking.

Porque gracias al crossdocking, los tiempos de espera inherentes al comercio por internet se han reducido drásticamente, motivo suficiente para que estudiemos con un poco de detalle en qué consiste esta práctica.

¿Qué es entonces el crossdocking?

El crossdocking se trata de un proceso logístico mediante el que una mercancía se entrega directamente desde origen (el productor o fabricante), al distribuidor o vendedor, sin apenas manejo o almacenamiento intermedio. Dicho manejo puede consistir en una redistribución o reconfiguración de la carga a un formato diferente, convirtiéndolo en la mercancía saliente que llega a destino.

Imagina que dos camiones llegan a una plataforma logística, uno de ellos cargado con 20 colchones y otro cargado con 20 somieres. Mediante el crossdocking, las cargas de ambos vehículos se reconfiguran de tal modo que de la plataforma salen también dos camiones, pero cada uno de ellos cargado con 10 camas completas (10 juegos completos de colchón y somier). No se almacena nada.

¿Qué consecuencias tiene el crossdocking para el mercado inmobiliario logístico?

El crossdocking permite agilizar la cadena de suministro, de tal modo que muchos retailers y vendedores finales requieren de cada vez menos espacio para almacén; ¿por qué almacenar mercancías en destino si mi proveedor es capaz de responder instantáneamente a mis necesidades de aprovisionamiento de productos y mercancías?

La consecuencia lógica de esta tendencia es que son los “3PL’s” (“third party logistics providers” o proveedores logísticos) los que lideran la demanda de espacio industrial y logístico hoy día, existiendo de hecho una carencia importante de espacio industrial moderno acorde a esta creciente necesidad. Esto está impulsando el mercado de promoción e inversión inmobiliaria logística a nivel mundial, una tendencia que desde nuestra empresa seguimos muy de cerca.

La contrapartida es que los vendedores finales, al no necesitar tanto espacio físico de almacén, pueden destinar el excedente de espacio a la exposición de sus productos al cliente comprador; una alternativa mucho más rentable.

¿Cuáles son las otras ventajas que el crossdocking representa para vendedores y retailers?

La minimización del stock permite reducir los riesgos del vendedor, derivados de los posibles daños que pueda sufrir la mercancía en el almacén, o de que un artículo deje de venderse por algún motivo; ¿por qué asumir este riesgo innecesariamente si puedo reabastecer los productos de mi tienda diariamente?

¿Cuál es el futuro del crossdocking?

De manera inexorable, los plazos se van a seguir acortando cada vez más, particularmente si tenemos en cuenta la tendencia al alza de recogida en tienda del comercio electrónico (“same day, in store pick-up”). En el futuro será más habitual realizar una compra online y acudir a una plataforma de recogida ese mismo día para reclamar el producto comprado. Amazon está liderando este cambio en los hábitos de consumo de todos, a través de sus tiendas físicas de libros.

Pasar de un modelo de tiendas a un formato de plataformas de recogida con plazos tan ajustados implica que será necesario acercar la logística al consumidor final, con mayor número de inmuebles, pero más pequeños. La agilidad y la inmediatez primarán y moldearán el patrón de promoción y construcción logística, antes de lo que nos imaginamos.

Pero, ¿cómo me afecta a mí el auge del crossdocking?

Ciertamente, ya hemos respondido de algún modo a esta cuestión. Queda claro que el crossdocking permite acortar los plazos de entrega en todos los eslabones de la cadena de suministro. Como compradores y consumidores, nuestra satisfacción será más rápida e inmediata. Recibiremos antes nuestras compras on-line y cuanto antes las recibamos, antes podremos descubrir otra necesidad subyacente que no conocíamos hasta ese momento… ¡a comprar se ha dicho!