Los nuevos habitos de consumocentros comerciales

Los nuevos hábitos de consumo en centros comerciales

Recientemente hemos sabido que el proyecto de construir un centro comercial a los pies de la denominada “Quinta Torre de Madrid” sigue su curso, y vamos conociendo poco a poco algunos detalles adicionales. Ya sabemos que tendrá 12.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas y, como siempre sucede en estos casos, existen opiniones a favor y en contra; ¿necesitamos más tiendas? ¿Está justificado que se sigan construyendo centros comerciales, teniendo en cuenta que algunos califican la recuperación económica española de “tímida” o “frágil”?

Ya respondimos de algún modo a ello desde mislocales.es, con nuestra noticia del 25 de febrero. En ella relatábamos que la afluencia a centros iba en aumento y que el número de transacciones inmobiliarias permitía ser optimistas; parece que el sector ha salido de su letargo y que sí hay motivos para una prudente alegría.

Ahora bien, la propia Asociación Española de Centros y Parques Comerciales, en su página web, dice lo siguiente:

El constante crecimiento de las ventas electrónicas, la evolución de las antiguas fórmulas comerciales, la saturación comercial, provocada en gran parte por la similitud de la oferta, y la adaptación de una sociedad que ha pasado por una severa crisis, han facilitado que se estén manifestando nuevas tendencias en la concepción de los centros comerciales del futuro.

En la próxima década veremos aparecer una nueva generación de centros comerciales que, a pesar de su dimensión, serán más cercanos al consumidor, sintonizarán con él en sus formas y hábitos de vida y le ofrecerán productos y servicios más adaptados a él.”

De estas palabras se desprende que el sector ha entendido cuáles son los nuevos patrones de consumo en centros comerciales, pero no sólo eso; promotores, inversores y gestores de centros comerciales han abrazado el cambio, en su esfuerzo por salir adelante con nuevas fórmulas que atraigan y retengan la afluencia.

Hoy queremos analizar cuáles son esos nuevos patrones de consumo en centros comerciales.

Nuevos patrones de consumo en centros comerciales:

1.- Después de una crisis mundial que ha afectado a todos, el consumidor de hoy día necesita sentirse alejado de sus problemas cuando está comprando. Exige que el acto de comprar sea un entretenimiento en sí mismo y que consumir en una determinada tienda sea “una experiencia”.

Teniendo en cuenta el empuje del comercio electrónico, esto tiene todo el sentido del mundo, porque el entretenimiento o la diversión son las únicas armas con las que los centros comerciales pueden luchar contra la compra online.

2.- Los consumidores exigen agilidad. Las tiendas han de estar surtidas de todo y el reabastecimiento tiene que ser, literalmente, en tiempo real. No se aceptan las roturas de stock y los retailers centran todos sus esfuerzos en gestionar sus existencias adecuadamente. Si los vendedores no saben atender las necesidades del cliente instantáneamente, corren el riesgo de perder una venta frente al comercio electrónico.

Esto enlaza directamente con nuestra entrada de la semana pasada relativa al crossdocking.

3.- Los compradores demandan variedad, una realidad cada vez mejor entendida por los operadores y gestores de centros. Dada la dificultad de atraer al visitante hasta el centro comercial, se apunta a que el mix de tiendas y operadores sea lo más completo y variado posible, para que los clientes encuentren allí todo lo que necesitan.

4.- Morgan Stanley nos desvela en un estudio reciente que los “millennials” gastan menos en ropa hoy de lo que lo hacían las personas de su edad hace una década; ¿en qué invierten ahora el dinero?

El consumidor joven prioriza la compra de tecnología por encima de otro tipo de productos; una proporción cada vez mayor de su presupuesto se lo llevan los artículos electrónicos. Esto supone un riesgo añadido para los centros comerciales dado que la tecnología es muy susceptible de ser comprada por internet.

5.- Cerramos la lista con lo que los expertos llaman “mega-tendencia”, en el sentido de que es global, nos afecta a todos por igual y que es completamente exógena. No depende de nada que sea controlable y tampoco es una moda. El nuevo patrón de consumo indica que cada vez demandamos menos ropa de abrigo, por una cuestión muy sencilla; cada vez hace más calor.

El año 2015 ha sido el más caluroso registrado hasta la fecha, un hecho que, si bien es muy preocupante para todos y si se nos permite la broma, tiene una lectura que hasta podría beneficiar al sector del retail; en verano el aire acondicionado de los centros comerciales es bastante de agradecer.

¡Hasta la semana que viene!