Todo sobre logística 4.0

Las tecnologías están cambiando casi todos los trabajos y negocios y otro tanto pasa con la logística. Es necesario entender que el mundo online empieza a tener un peso bastante similar al offline y hemos de tener en cuenta que las industrias deben hacerse a esta idea cuanto antes para poder seguir avanzando, día a día, en sus negocios. Queremos aprovechar aquí para hablar sobre una de las últimas tendencias del momento, el almacén 4.0.

Qué son y cómo se desarrollan los almacenes4.0

Estos responden a un cambio en el sistema industrial. Ahora se avanza en favor de la digitalización y esta apunta a cambiar el funcionamiento físico de muchos de los ecosistemas de producción. Uno de los más afectados será la cadena de suministros.

Automatizar este ecosistema significa apostar por su total transparencia. Esta depende del número de pasos que iban desde el desarrollo del producto hasta su llegada a las manos del cliente. Con la capacidad tecnológica de la actualidad, este sistema cambia en cada uno de sus puntos, ya que el proceso que se daba en ellos puede ser mejorado y, en la mayoría de los casos, automatizado.

Ahora bien, la manera de lograr este proceso es el punto en el que se encuentra la complicación. Consiste en abrir una serie de programas o interfaces que permiten que la producción de los productos, su empaquetamiento y su distribución puedan ser no solo más eficientes, sino también mucho más personalizados, además de contar con una mayor precisión del futuro nivel de demanda. De manera que no se produzca stock.

Todo esto pasa por la utilización de almacenes o naves inteligentes, el uso del Big Data para estar al tanto de las tendencias del mercado y apostar por una visibilidad logística real. Todo ello produce una red de procesos perfectamente retroalimentados, de manera que la información que se aporta, por un lado; resulta de utilidad, por el otro.

Sus ventajas para la industria

En primer lugar, este tipo de procesos hace que mejore la productividad, ya que esta se amoldará, realmente, a las exigencias del mercado y no habrá ni stock ni falta de productos. También se consigue un mayor nivel de satisfacción de los clientes al mejorar la producción y personalización de los envíos y hacerlos de manera inteligente. Y, finalmente, hemos de mejorar todos los procesos de la cadena de producción, al apostar por métodos más eficientes.

En conclusión, la logística 4.0 supone adaptar los ecosistemas actuales a las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Todo ello se traduce en una manera más eficiente de realizar el trabajo y mayor satisfacción. Por tanto, cada vez más empresas e industrias se fijan en estos procesos para afrontar su futuro.