Las 9 imparables tendencias del retail

La semana pasada escribíamos sobre las tendencias que afectan al mundo del workplace en general y al de las oficinas en particular. Quedó bastante claro que ciertas “mega-tendencias” relativas a nuestro lugar de trabajo terminarán afectándonos a todos, lo queramos o no, y que nuestra única alternativa es la de adaptarnos a ellas.

Con las tendencias del retail y nuestro comportamiento, tanto como compradores como vendedores, pasa algo muy parecido; se trata de renovarse o morir. Las tendencias del retail son ciertamente imparables y lo más recomendable es conocerlas con algo de detalle, para que los cambios inminentes no nos sorprendan en fuera de juego y tengamos tiempo para adaptarnos a ellos.

A continuación te exponemos las tendencias del retail que nos afectan a todos, independientemente del país o mercado en el que nos encontremos.

Tendencias del retail: un tren al que todos deben subirse

1.- El universo online sigue creciendo

No es realmente una novedad pero sí es una tendencia del retail que se viene imponiendo a lo largo de los últimos años y que inexorablemente seguirá creciendo. Los operadores comerciales no solamente continuarán potenciando sus propias plataformas de venta a través de Internet sino que también incrementarán su presencia en plataformas externas de terceros tales como Amazon o eBay.

2.- El retail como experiencia

Las tiendas y los centros comerciales aspiran a algo más que a ser un lugar en el que se compran productos o consumen servicios. El consumidor de hoy día tiene unos gustos cada vez más variados y sofisticados y no se conforma con los patrones de consumo tradicionales. Los grandes operadores han entendido que se debe ofrecer una “experiencia” novedosa, interactiva y hasta divertida al público, calando en su subconsciente y consiguiendo una clientela recurrente. Por ejemplo, la integración del móvil en la compra en tienda, ofreciendo información de productos, precios o hasta geolocalización, es una de las tendencias del retail al alza y algo muy valorado por los usuarios.

3.- Los nuevos formatos de entrega

Queda claro que la venta online y el correspondiente envío a domicilio ha hecho mucho daño al formato de consumo tradicional de compra física en tienda. Ahora bien, comienzan a aparecer nuevos patrones de consumo que afectan particularmente a la entrega del producto. Por ejemplo, algunas grandes cadenas de distribución ofrecen la venta online con recogida en tienda, un sistema que ha crecido del 3% en 2013 a más del 60% en 2014. Esta tendencia del retail ofrece un formato que elimina los temores de muchos relacionados con los retrasos en los tiempos de envío o los posibles daños que puede sufrir la mercancía.

4.- La venta multi-canal como obligación

El consumidor de hoy día exige comodidad y flexibilidad para comprar cuando quiera, como quiera y donde quiera, lo cual ha obligado a que los operadores de retail y vendedores de toda índole deban estar presentes obligatoriamente en todos los canales de distribución. Esto significa que las tiendas físicas tradicionales han debido dar el salto a Internet pero, curiosamente, también significa que algunas plataformas online han debido plantar su bandera en el mundo offline.

El ejemplo más curioso y llamativo de esta tendencia es el de las tiendas físicas de Amazon; ¿por qué Amazon, la tienda que prácticamente destruyó la librería tradicional, está optando ahora por abrir librerías tradicionales? La respuesta es doble; porque puede y porque la tienda física es la única manera de que los clientes puedan probar sus productos antes de comprarlos.

En resumidas cuentas, cada canal de distribución tiene sus ventajas e inconvenientes y los vendedores no pueden permitirse el lujo de no estar presentes en todos ellos.

5.- Inversión creciente en talento

Los operadores de retail, tanto offline como online, empiezan a cuidar cada vez más de sus plantillas, procurando retener talento y esforzándose por formar a sus trabajadores. Lo hacen conscientes de que los trabajadores son precisamente la cara visible de sus empresas y que, como tales, han de ofrecer una imagen seria, profesional y motivada.

Consecuencia directa de ello, algunas grandes empresas como Gap o Wal-Mart han incrementado los salarios mínimos que pagan a sus empleados. De todas las tendencias del retail, es la única que centra sus esfuerzos en los RR.HH.

6.- El teléfono móvil como complemento de la compra física

Está demostrado que el 75% de los compradores en tienda utilizan su teléfono móvil, para comprobar las características de un producto determinado, las ofertas y descuentos de la tienda e incluso para comparar con los precios de la competencia. Los operadores son conscientes de ello y empiezan a desarrollar aplicaciones propias para su uso en tienda, facilitando la compra, ofreciendo anuncios y notificaciones o permitiendo el pago por móvil.

7.- Los nuevos métodos de pago siguen batallando

Siguen batallado por penetrar en el mercado puesto que la tradicional tarjeta de crédito (y débito) se mantiene todavía con fuerza. Los nuevos métodos y aplicaciones de pago son a priori más seguros pero resta ver si se consolidarán tan rápidamente como todos creían y si terminarán jubilando a los métodos tradicionales.

8.- Las tiendas físicas multi-formato

Por motivos puramente urbanísticos y también por razones de masa crítica, una tienda IKEA de gran formato de 30.000 m2 no tiene cabida en cualquier población pero, ¿tendría sentido un mini-IKEA? Desde luego que lo tendría, hasta el punto de que pronto veremos IKEA’s urbanos en algunas ciudades, como respuesta a las quejas de clientes en todo el mundo por la lejanía de las grandes tiendas. De nuevo, el consumidor está en el centro de la ecuación y se le intenta facilitar la compra con la oferta de todo tipo de formatos.

9.- Las redes sociales invaden el comercio

Como no podía ser de otra manera hoy en día, las redes sociales constituyen un gran escaparate de productos y servicios comercializables, hasta tal punto que empresas como Facebook o Instagram empiezan a lanzar botones de “comprar ahora”, encontrando una vía adicional de monetización de contenidos para sus clientes. Las marcas buscan además la complicidad (previo pago) de personas influyentes o líderes de opinión para que ejerzan de embajadores de sus productos en sus diferentes canales en las redes.

¿Estás preparado para todos estos cambios?