Las cinco claves para el diseno de la oficina

Las 5 claves para el diseño de la oficina

En la actualidad, el diseño de las oficinas ha evolucionado mucho desde los años de la
industrialización, aquí damos las 5 claves para el diseño de la oficina.

Las tendencias de hoy indican que el diseño y la funcionalidad deben ir de la mano.
Pasamos más de la mitad de nuestro día en la oficina. Por eso, debería ser un espacio funcional para
poder desempeñar nuestro trabajo, pero al mismo tiempo cómodo y agradable para poder
concentrarnos mejor y ser más productivos.
5 claves básicas
Para poder planificar el espacio, hay que tener en cuenta algunos aspectos clave a la hora de decidir
el tipo de mobiliario, su ubicación y su funcionalidad.
1. Tener claro el uso de la oficina. Puede que sea una sede de una gran compañía o quizás un
espacio compartido de coworking. A lo mejor es una pequeña oficina individual. El primer paso es
decidir qué tipo de oficina necesitamos para acertar en la compra del mobiliario.
2. Ubicación del mobiliario. Lo más importante es aprovechar al máximo la luz natural. Los más
privilegiados serán quienes puedan tener luz y ventilación de una ventana o un patio. En ese caso, se
deberá colocar la mesa de trabajo de la persona que más tiempo va a estar allí en el sitio más
ventilado y luminoso. Los compañeros que van a estar entrando y saliendo de las oficinas no
necesitan disponer del mejor lugar, puesto que no lo van a disfrutar durante toda la jornada laboral.
3. Espacio de almacenaje. Una oficina no es un trastero y tampoco es un archivo. Es un lugar de
trabajo donde queremos estar cómodos. Por eso, el orden es fundamental. No podemos permitir que
los papeles, informes o materiales nos obliguen a estar en cada momento despejando la mesa. Para
evitarlo, hay que planificar cuántos armarios vamos a necesitar para guardar archivadores, carpetas,
material de oficina, consumibles varios y también algunas cosas personales (como un neceser de
aseo). Cuantos menos elementos queden a la vista, más ordenada estará la oficina y más agradable
será trabajar en ella.
4. Zona de reuniones. Muchas veces, los trabajos se hacen en equipo. Para poder compartir
conocimiento, dudas, proyectos y alegrías, es necesario tener una mesa de reuniones. Es mejor que
tenga forma redonda, puesto que fomenta la interacción tanto con compañeros como con clientes.
Las sillas de esa mesa no deben tener ruedas ni ser giratorias, pero, si no hay presupuesto para más,
las sillas de la mesa de trabajo servirán. Simplemente, cuando haga falta reunirse con más gente, hay
que acercar las sillas necesarias y el centro de reuniones estará listo.
5. Zona de descanso. O un sitio más privado donde poder desconectar del ordenador y tomar un té,
una chocolatina o algo más básico. Muy recomendable para estirar las piernas.