Flagship una estrategia del retail que la grandes marcas estan consolidando

Flagship, una estrategia del retail que las grandes marcas están consolidando

Desde, aproximadamente, 2014, se ha ido extendiendo cada vez más la apertura de grandes tiendas
de las principales marcas en cada High Street de las ciudades más importantes del mundo. Estas
grandes tiendas no son, simplemente, grandes espacios propiedades de una u otra marca, sino que
suponen la máxima expresión de la imagen de las respectivas marcas. El nombre concreto de este
tipo de tiendas es «Flagship Store» y ha sido exportado desde Estados Unidos al resto del mundo,
como una de las recetas más eficaces contra la crisis de consumo.

Características de una Flagship
Como su propio nombre indica, son los buques insignia de las marcas en una determinada región, por
lo que deben ofrecer un valor añadido a sus clientes que no puedan encontrar ni en la competencia
ni en el resto de sus propios establecimientos. Por ello, las diferentes marcas llevan a cabo un gran
despliegue de medios para dotar al local de una decoración vanguardista y determinadas ventajas
exclusivas.
Entre las ventajas y características que diferencian a estas tiendas del resto, destacan:
-Suelen disponer de todo el catálogo de sus productos y con mayores descuentos.
-Aquí, se pueden encontrar los primeros modelos de cada temporada o las últimas novedades de la
marca.
-También ofrecen experiencias ajenas a la venta, como, por ejemplo, spas y restauración, así como
realidad virtual. Todo ello no está enfocado a vender, sino a atraer al público y que este compre
inmerso en un ambiente de disfrute para sus sentidos.
-Los locales suelen ser grandes superficies diáfanas situadas en la High Street de la ciudad o, lo que
es igual, en las calles de mayor actividad comercial y empresarial de las ciudades más importantes.

Presente y futuro de las Flagship Stores
Las Flagship Stores han demostrado una gran eficacia en el mundo del retail. No en vano, esta nueva
forma de vender la imagen de una empresa nació como respuesta a la crisis y, a la vista de los
resultados, parece que lo que fue una tendencia será la tónica general.
Entre los grandes ejemplos de Flagship Stores que se pueden citar sobresalen las de Apple, Ralph
Lauren y Microsoft, en Nueva York; Asics, en Barcelona; Primark, Zara y Apple, en Madrid; Burberry,
en Londres; Nike, en Budapest; y Converse, en Boston.
A pesar del éxito de estas Flagship Stores, no parece probable que vayan a desplazarse a los centros
comerciales que proliferaron en las afueras de las ciudades, en la época de bonanza económica,
pues tales centros siguen funcionando como polos de atracción comercial. En consecuencia, todo
apunta a la convivencia de ambos sistemas de venta, pues no se debe olvidar que el principal
cometido de una flagship es actuar como máximo exponente de la marca.