Flagship una estrategia del retail que la grandes marcas estan consolidando

Comienzo de la moda de las flagship

Desde hace unos años, estamos asistiendo a una revolución, en el mundo del marketing, cuyo objeto
es la venta a consumidores del producto final de la empresa.

Cadenas comerciales internacionales han ido creando, desde hace unos años, las flagship stores
o los buques insignia de sus cadenas.

 

¿Qué es una flagship?

El término flagship procede del lenguaje naval. Es la denominación del buque insignia de una flota, el
que comanda al resto y tiene mayor peso en la estrategia naval a seguir. Este buque insignia es el
más representativo de la flota y, por lo tanto, su joya. Es el buque que genera fuerza e imagen al
resto de las naves que la componen.

Este término se ha trasladado, en los últimos años, a la estrategia de marketing de algunas
empresas (inicialmente, multinacionales del mundo del lujo; y, especialmente, de la moda), que han
ido utilizando determinados locales en cada continente en el que creaban sus tiendas como
buques insignia o señas de su marca.

 

Origen del término

Su comienzo remite a EEUU, con marcas reconocidas como Apple y, después, firmas como Dior,
Chanel o Louis Vuitton, que, en su día, crearon una cadena de tiendas totalmente identificables para
el público y le han dado una seña de identidad y marca propia.

Este tipo de estrategia se ha ido trasladando a otros países, hasta convertirse en fenómenos
mediáticos que han generado tendencia y, por lo tanto, están muy de moda hoy en día.

En España, ya contamos con numerosos ejemplos con un gran impacto social a través de los medios
de comunicación, como, por ejemplo, la apertura de la tienda de Primark en Madrid; o las tiendas de
Zara, como referencias de innovación en A Coruña.

 

Estrategias a tener en cuenta a la hora de montar una flagship store

El lugar que se escoge para montar este tipo de tiendas no es anecdótico. Se trata de locales en
pleno centro de las grandes ciudades y, normalmente, con unas estéticas muy cuidadas y que van a
definir la estrategia de ventas del grupo comercial.

Este tipo de tiendas no busca liderar las ventas de su grupo, sino que se orienta a conocer los gustos
del consumidor y generar una identidad de marca que la defina y la haga reconocible.

En estos establecimientos, se pondrán a prueba determinados productos y determinadas estrategias
para conocer las impresiones del consumidor. Saber qué le gusta y qué no y conocer sus
necesidades para mejorar en el resto de los establecimientos del grupo y adecuarse, teniendo en
cuenta la información que se obtenga.

Lo cierto es que su origen se ha localizado, inicialmente, en el negocio de la moda o las tecnologías,
pero esta visión inicial se ha ido ampliando a sectores tan diversos como la alimentación o banca.

Consejos para alquilar o comprar naves cuando se inicia un nuevo negocio

Muchos emprendedores necesitan comprar o alquilar naves para sus empresas o negocios. El
problema es que, sobre todo cuando son novatos en esas tareas, es frecuente hacer una transacción
que al final acaba en fracaso, porque la nave no reúne las condiciones que se han fijado, aunque
también pueden influir el tamaño, las condiciones climáticas, asuntos relacionados con el contrato o
incluso con la zona en la cual la nave está ubicada. Para evitar disgustos, pérdida de dinero y de
tiempo, a continuación se ofrecerán unos consejos para alquilar o comprar naves industriales y que
la operación resulte satisfactoria.

 

Cuáles son los errores más comunes a la hora de alquilar o comprar naves industriales

El factor fundamental que entra en juego cuando una persona quiere alquilar o comprar una nave
industrial por primera vez es la falta de experiencia. Si no se tiene experiencia, caer en fallos es más
que probable. Por eso, lo preferible es contratar o pedir a un experto que sea el encargado de
negociar esa transacción. Principalmente, el experto debe encargarse de buscar la nave que más
convenga al negocio o proyecto.

Este experto debe ser entendido en naves industriales. Contratar a un agente inmobiliario no es
rentable, porque son personas que se encargan de buscar locales, empresas o viviendas, pero no
comprenden qué se necesita para un negocio en particular.

Buscar la nave a toda prisa. El tiempo siempre puede ser un aliado o un enemigo. Las prisas nunca
son buenas. Cuanto antes se inicie la búsqueda, podrá hacerse con más tranquilidad, buscando y
comparando cuál es la mejor opción.

No tener claras las expectativas. Cuando se comienza en el mundo de los negocios hay muchas
carencias. La experiencia es un grado, pero se tenga o no se tenga experiencia, sobre todo cuando
no se tiene, hay que ser realistas. Buscar la nave que se necesite y no buscar una nave por su
estética ni por tendencias.

 

Factores para elegir la nave ideal

Ya se han mostrado los errores más comunes a la hora de alquilar o comprar una nave para montar
un negocio, pero también existen otros factores que hay que tener en cuenta para hacer una buena
elección.

Lo primero que hay que tener claro es el uso que tendrá la nave. Dependerá de si tendrá un uso
industrial o comercial. La nave debe tener los servicios y comunicaciones adecuados. Si está lejos o
fuera del alcance del público objetivo, entonces estará condenada al fracaso.

La ubicación. Debe tener una buena comunicación. Ser una zona de acceso con vehículos propios,
transporte público. En medio del campo, si queremos que vengan clientes, será complicado.
Debe contar con la superficie adecuada y estar acondicionado para la actividad a desarrollar.
Además, tiene que ajustarse y cumplir con la normativa vigente.

¿Qué es una SOCIMI y qué la diferencia?

¿Qué es una SOCIMI?

Una SOCIMI es una Sociedad Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario, un nuevo
instrumento de inversión del mercado inmobiliario.

Su creación y objeto están destinados al alquiler de inmuebles de cualquier tipo: pisos, locales,
oficinas, bajos comerciales o garajes.

Entre sus activos aparecen diferentes tipos de inmuebles, con independencia del uso que se les dé a
los mismos, incluyendo entre sus activos residencias y hoteles, entre otros.

 

¿Cómo se gestiona una SOCIMI?

La gestión de este tipo de sociedades y su forma jurídica es la de una Sociedad Anónima; sin
embargo, ha de cumplir una serie de requisitos específicos que la diferencian. En España, el sector
inmobiliario ha sufrido un golpe muy fuerte por la explosión de la burbuja, por lo que este tipo de
sociedades se encuentran en plena actualidad.

 

¿Qué hace diferentes a este tipo de sociedades?

Para su constitución han de contar con un capital mínimo inicial de cinco millones de euros y al
menos un inmueble. De la cartera de inmuebles con la que cuenten, al menos el 80 % ha de
destinarse al alquiler, con activos inmobiliarios en España o en el extranjero.

Además de cotizar en un mercado regulado, anualmente deberán repartir el 100 % de los beneficios
percibidos de otras SOCIMI, el 80 % de los obtenidos en rentas de alquiler y el 50 % de los que
provengan de las ganancias por ventas de activos.

Este tipo de sociedades cuenta, además, con beneficios fiscales que se establecen en su ley
reguladora, en sus artículos 8 y 9 para la entidad y en el 10 para los socios.

 

¿Cuáles son las SOCIMI más destacadas en España?

Durante el ejercicio 2015, fueron realmente llamativos el crecimiento y el éxito de este tipo de
sociedades.

En España, destacan nombres como Merlin Properties, Axiare Patrimonio y Lar España, que cotizan
en el mercado secundario denominado MAB (Mercado Alternativo Bursátil). A estos tres grandes,
les siguen otras como Hispania, Entrecampos Cuatro, Promorent y nombres que fueron surgiendo
durante el año 2015 como Trajano Iberia o Zaragoza Properties, entre otras.

En definitiva, este tipo de sociedades surgió de una necesidad derivada precisamente de la cantidad
de capital inmobiliario paralizado de nuestro país.

Al crearse este tipo de entidades jurídicas, que benefician el alquiler y cotizan en mercados
financieros, se ha procedido a dar movimiento a negocios que se encontraban en situación de crisis y
que resultaría muy difícil reflotar si no se hubiese creado una figura de este tipo.

Además, este tipo de sociedades están orientadas, según se recoge en la ley, al pequeño y
mediano accionista, para que pueda entrar en el mercado inmobiliario de forma profesionalizada,
dinamizando los mercados de cotización y obteniendo una rentabilidad estable, derivada
precisamente de la obligatoriedad del reparto anual de beneficios.