Ciudades financieras: la nueva tendencia en oficinas para empresas

El multimillonario Bill Gates es conocido y afamado mundialmente por la creación, impulso y desarrollo de Microsoft. No obstante, no tanta gente sabe que también fue él el primero en crear una ciudad financiera para concentrar sus oficinas y trabajadores, ahorrando costes y buscando la mayor eficiencia. Un modelo que actualmente se está expandiendo por las principales urbes del mundo. De este modo, ya en 1986 sus trabajadores de la sede central de Microsoft en Seattle fueron ubicados en su ciudad financiera de Redmond.
En la actualidad son las grandes multinacionales tecnológicas como Google, Facebook o Twitter, y cómo no Microsoft, las referentes en cuanto a ciudades financieras. Pero muchas otras empresas, de sectores tan diversos como la banca, el automóvil o las energéticas, están copiando este modelo, siendo ejemplos de ellos la ciudad financiera del BBVA en Madrid, con su emblemático edificio de «La Vela» o el Distrito C de Telefónica.
¿En qué se caracterizan las ciudades financieras?
Si algo define a estas nuevas ciudades, además del hecho de concentrar en ellas a varios miles de trabajadores y directivos, es la búsqueda de ahorro al máximo en costes y que apuestan por la innovación en todos los sentidos, incluido el medioambiental. De este modo, se las suele conocer como «ciudades verdes», pues buscan con sus futuristas diseños, con materiales como el vidrio y con las últimas tecnologías ahorrar tanto en aire acondicionado como en calefacción, emitiendo consecuentemente mucho menos C02 al planeta que otras empresas de similares características y tamaños. También ahorran en iluminación y suelen optar por energías renovables. Por ejemplo, la citada sede de Telefónica cuenta con 16.600 paneles fotovoltaicos para recoger la luz solar, lo que la convierte en una de las principales plantas productoras de este tipo de energía en Europa.
Otro aspecto en el que suelen poner la mirada este tipo de edificios es en el ahorro de agua. Su calefacción suele ser siempre solar y lleva incorporados circuitos para reutilizar el agua, como sucede en el edificio Abelias del Banco Popular, ubicado en Madrid.
La primera en establecerse en la capital española fue la ciudad financiera del Banco Santander, ya en 2004. Mientras que una de las últimas ha sido Vodafone, la cual se expande por cinco edificios y 50.000 metros cuadrados.
Todo integrado, una auténtica ciudad
Pero cuando hablamos de ciudad financiera no nos referimos solo a que miles de personas trabajan ahí. Sino a que realmente pueden hacer allí su vida. Estos macro complejos incluyen desde restaurantes a supermercados, farmacias, centros médicos, guarderías, polideportivos, transporte público y otros servicios como peluquerías, tintorerías, librerías, zonas verdes…
Como puedes ver, las multinacionales huyen de los abarrotados y caros centros urbanos, para establecerse en el extrarradio, donde logran mayor productividad, más eficiencia energética y de recursos humanos, así como mayor control de todo el proceso productivo.

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas

El diseño de locales como motor para aumentar nuestras ventas es  uno de los elementos fundamentales del marketing en retail, entendiendo como marketing el conjunto de estrategias de un negocio para alcanzar un objetivo: la satisfacción del cliente. Con esa complacencia se consigue la meta final de cualquier empresa o emprendedor: vender más, más veces y a un mejor precio.

Para conseguirlo hemos de emplear las técnicas de publicidad de la manera más eficiente. El primer aspecto y de los más determinantes al hacer crecer un negocio es el diseño de los interiores de los locales. Con la distribución y organización interna del local podemos ganar la confianza del consumidor y aumentar las ventas.

La premisa fundamental es que el diseño se debe hacer pensando en el atractivo y el gusto de los potenciales clientes y no del empresario. El local es la primera impresión que se va a llevar el consumidor del negocio: se trata de conectar con el cliente y convencerle de que elija esos productos en vez de los de la competencia.

¿Cómo destacar un producto en nuestra tienda?

El interiorismo es una herramienta de marketing muy potente y, por eso, todo debe estar previamente estudiado y no dejar nada a la improvisación, ni el más mínimo detalle.

El orden visual es primordial. La colocación de los productos debe ser: lo que más queremos resaltar las novedades, por ejemplo, o el producto estrella- en el centro o a la derecha (porque el 90% de los consumidores comienza su experiencia por ese lado). El resto debemos presentarlos a la altura de los ojos porque está demostrado que son los más adquiridos. En la medida de las posibilidades que ofrezca el local, hemos de intentar crear un camino para conducir al cliente y hacer llamadas de atención con cartelería y otros objetos.

Todo eso debe ir acompañado de un cuidado del marketing sensorial: la temperatura del local debe ser adecuada, el hilo musical en el volumen correcto, cuidar los aromas en función de lo que queremos transmitir (paz con aromas florales; movimiento y energía con los cítricos; etc.) y el tacto tanto del mobiliario como del propio embalaje del producto.

Formas de marketing en el local

Cuando se planifica el diseño de un local no se debe hacer para presentar y vender directamente el producto o servicio ofrecido; se trata de ir más allá y vender experiencias. Solo así conseguiremos la fidelización del cliente, que sienta la necesidad de volver al local y que considere nuestra empresa como el referente en su sector.

La recomendación es que no se presenten los productos como objetos individuales, sino como un conjunto, creando un ambiente en el que encajen y que seduzcan a primera vista.

Y nunca debemos olvidarnos de formar a las personas que van a atender al usuario final: la cortesía y la amabilidad deben prevalecer por encima de todas las cosas.

Las naves nido tienen el espacio ideal para un nuevo emprendimiento

Las naves nido, espacio para un nuevo emprendimiento

Las naves nido, espacio para un nuevo emprendimiento. En la España de los años 80 hubo un “boom de las naves adosadas” y muchos constructores dedicaron grandes cantidades de dinero a construir estas naves en los nuevos polígonos industriales. Aquello parecía que era un gran negocio y una fuente inacabable de ingresos, pero no fue así.

La “gran crisis mundial” que comenzó en el año 2007 produjo el cierre de muchas empresas que habían comprado o alquilado naves industriales, y paulatinamente fue menguando la actividad industrial y se incrementó la cantidad de naves vacías disponibles. Esto hizo que el precio del metro cuadrado cayese en picado y se produjese una contracción importante del mercado inmobiliario industrial.

En los últimos dos años, se logró cierta estabilidad económica, que favoreció la reactivación del

sector productivo, y se va recuperando de forma paulatina la actividad en los polígonos industriales.

Algunos ayuntamientos tomaron la iniciativa de construir más de estas naves adosadas en nuevas zonas industriales o reciclando las existentes en los polígonos industriales para la radicación de empresas de nueva constitución.

 

Las nuevas naves nido responden a las nuevas necesidades de espacio de las jóvenes empresas

 

Las nuevas tendencias empresariales hablan de incubadoras de empresas y siguiendo la misma tendencia terminológica, a los espacios físicos donde se alojan les llaman naves nido.

Conceptualmente, son naves pequeñas, de una superficie aproximada de 250 m2, similares a las exitosas naves adosadas de los 80. Pero actualmente deben cumplir una serie de requisitos

compatibles con la era tecnológica que vivimos.

A la hora de construir naves nido o reciclar las naves adosadas para transformarlas en naves nido, se deben tener en cuenta dos premisas:

 

1.El uso que se le va a dar: Industrial, logístico o alternativo:

-El industrial hace referencia al uso típico de taller o fabricación

-El logístico comprende generalmente empresas de distribución o al área logística de una empresa, separada de la planta de producción. Es importante pensar en el crossdocking, que es un proceso de logística en el que se entrega la mercancía directamente del productor o fabricante al vendedor o distribuidor. La carga que llega de distintos fabricantes se ensambla o combina formando kits de nuevos productos e inmediatamente se despacha por otro medio de transporte. En la operación no hay almacenaje. Las naves nido son ideales para estas empresas.

-El uso alternativo se refiere a que empresas jóvenes, de nuevos emprendedores, que usan las naves nido para colocar equipos de meteorología, antenas y equipos telefónicos, espacios de coworking, salas recreativas, etc.

 

2.La sostenibilidad, que implica certificación de eficiencia energética y responsabilidad social corporativa.  Hoy en día es necesario disponer de naves nido que cumplan estos requisitos para satisfacer la creciente demanda de las nuevas empresas que operan en el importante mercado de la logística.

En el mercado inmobiliario industrial hay una carencia de este tipo de naves. Por ello, una inversión en este sentido tiene muchas posibilidades de éxito a corto plazo.